Devocionales

Si te sientes ignorada y poco apreciada

5 de mayo de 2021
Tras destituir a Saúl, les puso por rey a David, de quien dio este testimonio: “He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre conforme a mi corazón; él realizará todo lo que yo quiero”. Hechos 13:22 (NVI)

A veces me despierto por las mañanas sintiéndome un poco malhumorada. Es hora de hacer todo de nuevo. Compraré comida que se acabará. Lavaré la ropa que se volverá a ensuciar. Barreré los pisos que se tendrán que barrer de nuevo antes de que acabe el día.

¿Son sólo tareas cotidianas o hay algo más detrás de todo eso?

Un día antes de envolverme en la rutina diaria, me senté con Jesús. Y encontré algunas Verdades grandiosas mientras leía mi Biblia y echaba un pequeño vistazo a la vida de David. A pesar de su tendencia a pecar, la falta de una posición más prominente en su propia familia, y la manera en que otros lo veían, David tuvo el respaldo acogedor de Dios. Y eso fue suficiente.

Ignorado por todos los demás. Escogido por Dios.

Para sus hermanos mayores, David era joven, quizás lo veían como un estorbo. Para su padre, Isaí, era un hijo más. Para los espectadores, era un simple pastorcillo. Pero para Dios, David era el escogido para ser rey de Israel. Y no cualquier rey. Perteneció al linaje de Jesús.

Ignorado por todos los demás. Escogido por Dios.

Incluso la forma en que David fue ungido para ser el futuro rey es una historia reveladora. En 1 Samuel 16, Dios le revela a Samuel que ha rechazado a Saúl como rey y que ha escogido a uno de los hijos de Isaí para que lo sustituya.

Piensa en la lista de requisitos que habría pasado por la mente de Samuel para tal posición: alto, inteligente, elocuente, valiente, preparado, educado, un líder nato. Samuel vio algunas de esas características en Eliab, el hermano de David. “Pero el SEÑOR le dijo a Samuel: —No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.” (1 Samuel 16:7, NVI)

Samuel hizo que Isaí formara en una fila a todos sus hijos. Todos ellos debían ser considerados. Sin embargo, Isaí no llamó a David que estaba cuidando el rebaño. ¿Fue un olvido? ¿Una suposición? ¿Una decisión a conciencia? ¿Una decisión deliberada?

Ignorado por todos los demás. Escogido por Dios.

Samuel pasó de largo a todos los hijos de Isaí y luego preguntó, “¿Son estos todos tus hijos?”. Me imagino a Isaí respondiendo con una expresión irónica, “—Queda el más pequeño … pero está cuidando el rebaño” (1 Samuel 16:11a-b, NVI). Seguro que quien dedica su tiempo al cuidado de animales no es el indicado para cuidar de una nación.

Ignorado por todos los demás. Escogido por Dios.

Tan pronto como Samuel vio a David, supo que había encontrado al indicado. David fue ungido para ser rey. Sin embargo, no ocupó el trono de inmediato. Pasarían muchos años antes de que David fuera reconocido por el mundo. Entonces, ¿a dónde fue después de ser ungido como rey? ¿A una escuela de perfeccionamiento? ¿A una academia del gobierno? ¿A un entrenamiento militar? No.

Volvió a los campos y continuó pastoreando su rebaño. Un futuro rey haciendo tareas humildes. Un futuro rey cuyo carácter fue perfeccionado en los campos de la vida cotidiana y así prepararlo para su llamado.

Muy parecido a nosotras. En medio de ropa maloliente, platos sucios, narices mocosas, llaves extraviadas, libros atrasados de la biblioteca, facturas por pagar y ese regalo de cumpleaños que falta enviar por correo; hay una preparación allí. Se está formando el carácter. Se está modelando la actitud. Se está definiendo el alma. Todo ello debe ocurrir para convertirnos en lo que Dios quiere.

¿Te sientes ignorada por el mundo? Anímate, somos escogidas por Dios.

No solo estamos cumpliendo quehaceres. Estamos edificando un legado. Estamos dando forma al Reino de Dios. Estamos en el proceso de descubrir nuestro llamado y también, el de nuestra familia. Y no sé si a ti te pasa lo mismo, pero esto me hace ver mis tareas diarias (sí, incluso la ropa apestosa) bajo una perspectiva completamente diferente.

Amado Señor, estoy agradecida de que, aunque me sienta ignorada, puedo descansar en el hecho de que soy escogida por Ti. Ayúdame a ver un propósito incluso en los momentos más rutinarios de hoy. Y ayúdame a vivir mi vida para una audiencia de Uno. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

1 Corintios 15:58c, Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil. (NTV)

Juan 15:16, No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure … (NVI)

Recursos Adicionales

¿Te has sentido ignorada o poco apreciada? Lysa TerKeurst también ha tenido algunas experiencias personales donde sintió rechazo y las comparte en su libro Sin invitación. En este libro, relata sus experiencias personales con la esperanza de ayudar a las mujeres a:

  • Dejar de sentirte excluida creyendo que, aunque otros te ignoren, eres escogida por Dios.
  • Saber exactamente por qué orar los próximos 10 días para estabilizar tu alma y restaurar tu confianza en medio del rechazo.
  • Superar los dos temores principales que alimentan tus inseguridades al entender el secreto de la pertenencia.

Si quieres un recordatorio de un amor que nunca te rechazará sino que siempre te invitará, ¡puedes comprar el libro aquí!

Conéctate

Encuentra ánimo de vida real cuando te conectes con Lysa TerKeurst aquí en Instagram.

Reflexiona y responde

¿Cuáles quehaceres has visto como rutinarios o sin sentido? Pídele a Dios que te dé una nueva perspectiva renovada sobre esas tareas hoy. Cuando te sientas desanimada, pronuncia estas palabras en voz alta: “Soy escogida y llamada por Dios. Esta es la tarea que Él me ha asignado hoy, y ¡estoy escogiendo ver cuán importante es!”

Comparte tus pensamientos sobre el devocional de hoy en los comentarios.

© 2021 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación