Devocionales

Donde realmente me quedo corta

7 de mayo de 2020
Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas. Desde tiempos antiguos tus planes son fieles y seguros. Isaías 25:1 (NVI)

¿Te puedo confesar algo de lo que no me siento muy orgullosa?

A veces me cuesta confiar mis hijos a Dios.

Para mí hay algo tan difícil en hacer esto. Aunque tengo completa fe en Dios, yendo al grano, cuando se trata de confiar completamente en Sus planes para mis hijos, me quedo corta.

Me preocupo.

Me pongo increíblemente nerviosa.

Le propongo a Dios muchas ideas en nombre de ellos.

Intento mantener las cosas de su mundo en calma, libre de dolor y enfocados a un “mejor plan” que tengo trazado para ellos.

Es como si recogiera a mis niños en mis brazos y le dijera a Dios: «¿Ves? Lo tengo todo solucionado. Ahora, Tú puedes bendecir todo esto. No cambies nada, simplemente bendícelo. Entonces la vida será perfecta».

Es algo con lo que sigo luchando, aún ahora que todos son adultos.

Como he dicho, no me siento orgullosa de esto.

Podría irme por las ramas aquí y justificar el gran amor de una madre y cómo Dios ha tejido en nuestro mismo ADN este deseo fuerte de proteger a nuestros hijos y cuidarlos, cueste lo que cueste. Pero hay un pequeño pinchazo en mi corazón porque sé lo limitados que son mis esfuerzos. En todos los sentidos, mis esfuerzos son imperfectos y frágiles.

Por lo tanto estoy aprendiendo lentamente, a cómo aferrarme del único plan infalible para mis hijos, encomendándolos verdaderamente al Señor.

La mejor cosa que una mamá puede hacer es reconocer que sólo Dios es bueno en Su rol de ser Dios. Por fin lo estoy entendiendo. Y entenderlo me ayuda a no ser obstáculo en Su camino.

Por ejemplo, si fuera por mí, mi hija Ashley nunca hubiera ido a la universidad que ella eligió. En aquel momento podría haberte dado una lista kilométrica del por qué ella absolutamente, totalmente, nunca jamás, bajo ninguna circunstancia debe haber ido a aquella universidad.

Pero Dios.

Él tenía un plan que nunca podría haber imaginado.

Él tenía a una mujer en la universidad que ni siquiera yo conocía, quien oraba por mi hija.

Él tenía unas amistades esperando para quererla.

Él tenía líderes de estudios bíblicos esperándola para mostrarle cómo entablar una relación verdadera con Jesús.

Él tenía a una iglesia que era como una familia esperando para ser un aspecto favorito en su vida. Él tenía a un joven con el corazón más grande y el pelo más lindo que hayas visto jamás, esperando para enamorarse de ella. ¡Y ahora tienen el bebé más tierno que esta abuela no se cansa de ver y amar!

Cuando Ashley nos dejó para ir a la universidad, yo no podría haber visto nada de esto. No podría haber imaginado nada de esto. No podía haber percibido ni la parte más pequeña de todo esto.

Por eso es esencial que yo confíe en Dios. Porque solo Dios sabe que Él es mucho más capaz que yo para ordenar las cosas.

Sé que no siempre es fácil soltar el control, amigas queridas. Sin embargo nuestro mejor trabajo como mamás es ser obedientes a Dios. Todo lo demás es trabajo de Dios.

Sinceramente, la mejor manera de proteger a nuestros hijos es mostrarles lo que es confiar en Dios por sí mismos.

El plan de Dios ha tenido sus altibajos. Pero en medio de todo, Dios me convenció que Él organiza la vida mucho mejor que yo. Y Él me ha llevado a este momento en mi vida, donde Isaías 25:1 es realmente el llanto de mi corazón: Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas. Desde tiempos antiguos tus planes son fieles y seguros.

Sí. Dios es bueno.

Y solo Dios es bueno en Su rol de ser Dios.

Padre Dios, Tú conoces todas las cosas que desesperadamente quiero controlar. Tengo miedo, pero hoy estoy preparada para entregarte estas áreas y caminar confiando en Ti. Sé que Tú no vas a ordenar las cosas de acuerdo a mi plan. Y en realidad, estoy agradecida por ello. Porque finalmente reconozco que Tu plan será mucho mejor. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Proverbios 19:21, Puedes hacer todos los planes que quieras, pero el propósito del SEÑOR prevalecerá. (NTV)

Isaías 46:9, Recuerden las cosas que hice en el pasado. ¡Pues solo yo soy Dios! Yo soy Dios, y no hay otro como yo. (NTV)

Recursos Adicionales

¿Quieres más recursos traducidos al español? ¡Inscríbete para recibir notificaciones mientras ponemos a tu disposición más y más recursos de Proverbs 31 en español! Visita hoy nuestra página Aprende Más e inscríbete para obtener las actualizaciones más recientes. 

Reflexiona y responde

¿Qué área de tu vida puedes entregar al Señor en oración hoy? Únete a la conversación.

© 2020 por Lysa TerKeurst. Derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación


Acerca de Proverbs 31

Proverbs 31 Ministries es un ministerio sin denominación y sin fines de lucro que busca encaminar a las mujeres a una relación personal con Cristo, con Proverbios 31:10-31 como guía.
Aprende más

Apoya a Proverbs 31 Ministries

En estos tiempos cuando el mundo quiere callar la verdad bíblica, Proverbs 31 Ministries está determinado a ayudar a las mujeres a conectarse con la Verdad de Dios como nunca antes, a través de los recursos que ofrecemos todos los días.
Contribuye