Muchos han oído de Jesús y saben poco de Él.

Muchos cantan acerca de Su nacimiento en Navidad y saben que la Pascua conmemora Su Resurrección. Algunos Lo consideran como un maestro o tal vez como el fundador de una de las religiones principales a nivel mundial. Pero, ¿Lo conoces personalmente? ¿Sabes que Jesús murió y resucitó, no con el objetivo de comenzar un mover espiritual, sino porque Él te ama y desea proveerte una forma para que Lo conozcas?

La Biblia explica el amor de Dios para Su pueblo. En el comienzo, Dios nos creó para reflejar Su imagen y para que tengamos una relación con Él (Génesis 1:27). Fuimos creados como seres buenos, y luego el pecado entró al mundo. En esencia lo que hicimos fue tratar de vivir a nuestra manera, sin Dios, en lugar de vivir nuestras vidas para Dios, para lo cual fuimos diseñadas.

Dios nos ama tanto que envió a Su Hijo, Jesús, para morir en la cruz a modo de pagar el precio de nuestros pecados y para traernos a una relación con Él. A través de Él, ¡podemos conocer la promesa de la vida eterna y experimentar el gozo de conocer a Dios aquí en la tierra!

Si quieres tener una relación con Dios, la Biblia nos dice que el primer paso es reconocer que hemos pecado y que no hay nada que podamos hacer para merecer ni ganar el amor de Dios (Romanos 3:23-26). Luego, creemos y confesamos que Jesús es El Señor (Romanos 10:9) y Le permitimos guiar nuestras vidas. Donde antes quisimos controlar nuestro propio destino, ahora invitamos a Jesús en nuestro corazón para que sea El Señor sobre nuestras vidas.

El conocer la paz, la perspectiva, y el propósito de Dios para tu vida comienza con una relación personal con Jesús.

¿Te gustaría aceptar a Jesús como El Señor de tu vida?

SIGUE ESTOS PASOS PARA TENER UNA NUEVA VIDA CON JESÚS

  1. El propósito de Dios es vida y paz: Dios desea que tengas vida y paz ahora y por toda la eternidad. "...yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia" Juan 10:10b (NVI).
  2. Reconociendo el problema - pecado y separación: Fuimos creadas para conocer, amar, y glorificar a Dios. Cuando elegimos ir por nuestro propio camino, viviendo la vida en desobediencia voluntaria a Dios, estamos eligiendo estar separadas de Dios, ahora y por toda la eternidad. La Biblia dice que somos pecadores…pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, Romanos 3:23 (NVI). Pero Dios es amor…Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna, Juan 3:16 (NVI). Y también Dios es justo…Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor, Romanos 6:23 (NVI).
  3. No podemos salvarnos a nosotras mismas: Como Dios es Santo, Él no puede permitir que el pecado entre al Cielo. La mayoría de la gente, por sus propios esfuerzos, con buenas obras o asistiendo a la iglesia, intenta salvarse. La Biblia dice…Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte, Proverbios 14:12 (NVI). ¿Cómo entonces puede una persona pecaminosa entrar al Cielo donde Dios no permite pecado?
  4. Somos salvas por gracia: La buena noticia es... a pesar de nuestro pecado, Cristo murió por nosotras. Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte, Efesios 2:8-9 (NVI). Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros, Romanos 5:8 (NVI).
  5. Responder al regalo de Dios, por fe: Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, Romanos 10:9 (NVI).

 

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!  Efesios 2:4-5 (NVI).

 

SI DESEAS ACEPTAR A JESÚS COMO EL SEÑOR DE TU VIDA, PUEDES ORAR LO SIGUIENTE:

Señor, confieso que he pecado contra Tí y Te pido que me perdones. Siento mucho que mi pecado Te ha lastimado al igual que a otras personas en mi vida. Reconozco que nunca podría merecer la salvación por mis buenas obras, pero vengo a Ti y creo en lo que Jesús hizo por mí en la cruz.

Creo que Tú me amas y que Jesús murió y resucitó para que yo pueda ser perdonada y llegar a conocerte. Te pido que entres en mi corazón y seas El Señor de mi vida. Pongo toda mi confianza en Ti y Te agradezco por amarme tanto que me das la oportunidad de conocerte aquí en la tierra y pasar el resto de la eternidad contigo en el cielo.

En el Nombre de Jesús,

Amén.

 

 

¿Qué hago ahora?

Así como un bebé recién nacido necesita ser cuidado y alimentado para poder crecer físicamente, una hija de Dios necesita ser alimentada para crecer espiritualmente. Así es como puedes comenzar a crecer en Cristo:

  1. Avísale a alguien: Cuéntale a un pastor o una amiga Cristiana de tu decisión para que te ayude a crecer y descubrir tus dones de servicio. Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo, Efesios 4:11-12 (NIV).
  2. Sé bautizada: Éste es tu primer paso de obediencia. Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo, Hechos 10:48a (NVI).
  3. Únete a la iglesia: La iglesia es donde la familia de Dios se anima y apoya el uno al otro. ¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía! Salmos 133:1 (NVI).
  4. Ora y lee tu Biblia diariamente: Dios comunica Su voluntad para tu vida mediante Su Palabra y la oración. Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero, Salmos 119:105 (NVI).
  5. Busca una mentora Cristiana: Una mentora te enseña los caminos de Dios y cómo vivir de manera santa. A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino. Deben enseñar lo bueno, Tito 2:3 (NVI).

 

Conoce la Verdad. Vive la Verdad. Todo cambia.

En Proverbs 31 Ministries nuestro deseo más profundo es conectar a mujeres en todas partes del mundo con la Verdad

Aprende más


Acerca de Proverbs 31

Proverbs 31 Ministries es un ministerio sin denominación y sin fines de lucro que busca encaminar a las mujeres a una relación personal con Cristo, con Proverbios 31:10-31 como guía.
Aprende más

Apoya a Proverbs 31 Ministries

En estos tiempos cuando el mundo quiere callar la verdad bíblica, Proverbs 31 Ministries está determinado a ayudar a las mujeres a conectarse con la Verdad de Dios como nunca antes, a través de los recursos que ofrecemos todos los días.
Contribuye