Devocionales

Lo único que realmente importa

20 de diciembre de 2019
Cuando los sacerdotes se retiraron del Lugar Santo, la nube llenó el templo del Señor. Y por causa de la nube, los sacerdotes no pudieron celebrar el culto, pues la gloria del Señor había llenado el templo. 1 Reyes 8:10-11 (NVI)

No soy una persona que le gusta las grandes multitudes o la planificación detallada, así que algo tan simple como organizar un baby shower o despedida de soltera me produce estrés. “¿Qué tal si hago el dip de espinacas y que otra se haga cargo? ¡Por favor!”

Así que te puedes imaginar cómo me sentí cuando llegó el momento de planificar mi boda. ¡Mi gran boda india en familia! Había que tomar muchas decisiones y aún más detalles por resolver. Con una lista de invitados reducida y con las páginas amarillas de la guía telefónica, inicié la planificación. Ten en cuenta que esto fue antes de que el Internet se convirtiera en el gran recurso que es hoy en día.

En 1 Reyes capítulo 6, leemos acerca de la construcción de otro proyecto aún más grande durante la etapa previa al Internet, la construcción del templo de Dios. Y el Rey Salomón fue el hombre que Dios designó para la tarea.

Con paredes interiores forradas con tablas de cedro, tablones de pino que cubrían el piso, oro puro que cubría el interior del templo y puertas de madera de olivo para la entrada del santuario interior, cada pulgada del templo estaba llena de detalles.

Después de la finalización del proyecto, Salomón convocó a los sacerdotes para traer el arca del Señor a su lugar en el santuario interior. “Cuando los sacerdotes se retiraron del Lugar Santo, la nube llenó el templo del Señor. Y por causa de la nube, los sacerdotes no pudieron celebrar el culto, pues la gloria del Señor había llenado el templo” (1 Reyes 8:10-11).

Y hablar de un momento sorprendente e impresionante.

Me pregunto si en este momento, Salomón dio un suspiro de alivio. Siete años de arduo trabajo habrían sido en vano si Dios no hubiera aparecido a la dedicación de Su propia casa. Las Escrituras nos dicen que la presencia de Dios era tan densa, que los sacerdotes literalmente tuvieron que dejar de hacer lo que estaban haciendo. ¡Que asombroso debe haber sido!

El salmista escribe: “Si el Señor no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles” (Salmo 127:1a, NVI). Y en Éxodo 33:15, Moisés básicamente dice: Señor, yo no iré a menos que Tu vengas conmigo.

En otras palabras, podemos construir los edificios más magníficos, podemos organizar la boda más hermosa, podemos planear nuestro presente o trazar nuestro futuro, con cada detalle en su lugar, pero al final de todo, lo que realmente importa es la paz y la presencia de Dios.

Finalmente, después de casi 10 meses de planificación, el día de mi boda vino y se fue. No todo se dio exactamente como lo había planeado: comenzó unos minutos tarde, mi cabello se aplastó, y el pollo no estaba tan sabroso como lo estuvo durante la degustación de sabores, pero está bien. Mi esposo y yo estábamos casados, y Dios estaba con nosotros.

Misión cumplida.

Padre Celestial, ya sea que estamos planeando un evento o simplemente planificando nuestro día, que seamos tan conscientes de Tu presencia que, como los sacerdotes, nos detengamos de hacer lo que estamos haciendo y tomemos un momento para respirar Tu bondad. Padre, te agradecemos la dirección que nos das y por Tu presencia apacible en nuestras vidas. En el Nombre de Jesús, Amén.

VERDAD PARA HOY

Salmo 127:1, Si el Señor no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el Señor no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes. (NVI)

1 Tesalonicenses 3:13, Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos, la santidad de ustedes sea intachable delante de nuestro Dios y Padre. (NVI)

RECURSOS ADICIONALES

Bienvenidas a los devocionales Aliento para el día de hoy en español. En Proverbs 31 Ministries creemos que cuando las mujeres conocen la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Estamos bien emocionadas de poder ofrecer este recurso en español, y esperamos en un futuro poder expandir el contenido en español en nuestra biblioteca. Acompáñenos mientras caminamos junto a las mujeres que buscan saber más de la verdad de la Palabra de Dios.

REFLEXIONA Y RESPONDE

¿Estás enfrentando una tarea o incluso una decisión que te parece abrumadora? Toma unos minutos y pídele a Dios que entre contigo en el proceso de planificación o toma de decisiones. Luego, como los sacerdotes, toma otro momento para agradecer y honrar a Dios por Su presencia y Su guía en tu vida. ¡Nos encantaría escuchar tus pensamientos en los comentarios a continuación!

© 2019 por Binu Samuel. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!