Devocionales

¿Por qué Dios no responde mis oraciones?

9 de enero de 2020
Y sucedió que a su debido tiempo, Ana concibió y dio a luz un hijo. 1 Samuel 1:20a (RVA-2015)

¿Alguna vez has llorado por algo hasta que se te acabaron las lágrimas? Tus ojos hinchados se rinden y se secan mientras sigues con la corriente de angustia en tu alma. Miras hacia el cielo en confusión total… — “¿Por qué Dios no responde mis oraciones?”.

Yo también me he encontrado en esa situación.

Y hay alguien en la Biblia que también experimentó lo mismo.

Ella se sintió provocada y frustrada. Su angustia llegó a ser tan intensa que lloraba y rehusaba comer.

Clamó ante el Señor con amargura en su alma:

Oh Señor de los Ejércitos, si te dignas mirar la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y no te olvides de tu sierva, entonces yo…(1 Samuel 1:11b, NVI).

Estas palabras describen y detallan la angustia profunda de una mujer de hace miles de años atrás, y sin embargo me encuentro aquí en tiempos modernos identificándome con ella completamente. Las palabras son de Ana, una mujer que hallamos en primera de Samuel, capítulo uno.

Las lágrimas derramadas por Ana debido a su vientre vacío se hicieron aún más dolorosas por la otra esposa de su esposo… Penina. Ella tenía muchos hijos e hijas y se aseguraba de recordárselo a Ana en cada oportunidad que se presentaba.

Existe un hilo común tejido por todo el relato de Ana, en tu vida y en la mía. Todas podemos encontrarnos desesperadamente deseando algo que vemos que el Señor les da a otras mujeres. Lo vemos bendiciéndolas en las mismas áreas en que somos restringidas. Observamos a esas mujeres y nos sentimos tan dolidas y marginadas injustamente.

¿Por qué a ellas sí? ¿Por qué a mí no?

Luego, el aparente silencio injusto de Dios nos escolta de un corazón perturbado a una alma amargada. Y comenzamos a sentir algo que contradice todo lo que creemos ser verdad: Si Dios es bueno, ¿por qué no se muestra bueno conmigo en esto?

Y en ese momento de honestidad cruda, nos vemos obligadas a admitir que nos sentimos algo sospechosas de Dios. Hemos hecho todo lo que sabemos hacer. Hemos orado todo lo que sabemos orar. Nos hemos parado firmes en promesas incontables con rostros de valentía. Y aún así … nada.

¿Qué hacemos cuando nuestro corazón lucha por hacer las paces entre la habilidad que tiene Dios de cambiar las cosas duras y Su aparente decisión de no hacerlo en nuestro caso?

Hacemos lo que hizo Ana.

En lugar de alejarse de Dios, o sospechar de Él, ella se inclinó hacia Él, llenando el espacio de su espera con oración.

¡Ah, cuánto me encanta su fe inquebrantable! Cuando la esterilidad y el maltrato de parte de Penina podrían haberle causado a Ana perder la esperanza completamente, ella rehusó que la detuvieran de confiar en Dios. Ella poseía una fe que no estaba basada en sus circunstancias, sino fundada en la verdad que ella sabía acerca de su Dios bueno y fiel… una fe que la dirigió a orar en el tabernáculo con tanta pasión y audacia, ¡que el sumo sacerdote Elí pensó que estaba borracha (ver 1 Samuel 1:12-18)!

Y aunque, a fin de cuentas, sus llantos de angustia abrieron paso a los llantos de su hijo recién nacido, 1 Samuel 1:20a emplea palabras muy claras para avisarnos que la respuesta para Ana no llegó inmediatamente: “Y sucedió que a su debido tiempo, Ana concibió y dio a luz un hijo… ” (énfasis agregado).

Tomó tiempo. Pero no dudes, el tiempo de Dios – aunque no haya sido el tiempo que Ana deseaba – era el tiempo perfecto.

El tiempo de Dios era imprescindible porque Samuel estaba destinado a jugar un rol esencial en la transición de mando entre la época de los jueces y el establecimiento eventual del reinado para los Israelitas.

Dios no hizo esperar a Ana para castigarla. Él no había sido indiferente ni insensible a sus llantos. Y tampoco nos está ignorando en nuestra espera.

Dios nos ama demasiado como para responder a nuestras oraciones en un momento fuera del oportuno.

Padre Dios, muchísimas gracias por recordarme hoy que no me estás ignorando. Tú oyes cada llanto de mi corazón. Te pido que, por favor, me consueles en la espera. Ayúdame a confiar en Tu tiempo perfecto. En el Nombre de Jesús, Amén.

VERDAD PARA HOY

Salmo 27:13, Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del Señor en la tierra de los vivientes. (LBLA)

RECOMENDAMOS

Amiga, ¿hay alguna área de tu vida que te está causando angustia, ansiedad y miedo? La Escritura nos dice: "Por nada estén afanosos; antes bien,en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios. Y la pazde Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentesen CristoJesús." (Filipenses 4:6-7 NBLA)

Descarga tu copia de Con Dios somos capaces aquí

REFLEXIONA Y RESPONDE

¿Estás en medio de una temporada difícil de espera? ¿Dónde puedes ver el amor de Dios y Su bondad – aún en esta espera difícil? ¡Únete a la conversación a continuación!

© 2020 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!