Devocionales

El mejor lugar para estacionar tu mente hoy

10 de diciembre de 2020
Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. Filipenses 4:8 (NVI)

La mayoría de las mañanas, antes de tomar siquiera mi primera taza de café, comienza la batalla mental. Las mentiras me bombardean con guiones que no se alinean con la verdad y me bajan el ánimo antes de tener una oportunidad justa para disfrutar de este nuevo día.

El desorden que quedó en mi cocina la noche anterior se convierte en un diálogo mental sobre lo poco respetada que soy y lo desconsiderada e indiferente que es mi familia. La verdad es que mi familia se preocupa mucho por mí, pero a veces se olvidan de mí cuando se quedan hasta tarde disfrutando de los juegos familiares o teniendo conversaciones nocturnas.

Desearía que mi primera inclinación no fuera personalizar esos platos sucios, pero a veces las mentiras son ruidosas y tan convincentes. Un día estoy frustrada y hago un comentario sarcástico, lo cual establece el tono en mi casa completamente opuesto a lo que realmente quiero. Y entonces la culpa de mi molestia matutina se convierte en mentiras sobre mí misma porque debería ser más paciente y comprensiva.

Y no es sólo en mi cocina. Cuanto más entretengo las mentiras, más pesado se siente mi corazón durante todo el día. Ya no se trata sólo de los platos y los comentarios que hice esa mañana. Esas mentiras rápidamente tocan las heridas más profundas de mi corazón y las inseguridades más profundas que tengo como esposa y madre. Sin siquiera darme cuenta, esas mentiras empiezan a informar mis creencias y a robarme la paz. El peligro es que las mentiras no sólo pasan por nuestros pensamientos. Las mentiras arrasan con nuestras creencias.

Las mentiras, desatendidas, afectan las percepciones que formamos. Las percepciones que formamos eventualmente se convierten en las creencias que tenemos. Las creencias que tenemos determinan lo que vemos. Por eso debemos ser tan cuidadosas como para reconocer dónde nos afectan las mentiras. Nuestra fe puede verse fracturada por las mentiras que dejamos que influyan en nuestras creencias.

Me he dado cuenta que lo que desmorona la fe no es la duda. Es estar demasiado segura de las cosas equivocadas.

Las cosas equivocadas que estoy tentada a creer pueden ser:

"Nunca va a mejorar".

"Mi vida nunca volverá a ser buena."

"Dios no me perdonará."

"Yo no puedo perdonarlos."

"No seré capaz de superar esto."

"A Dios no le importa."

En lugar de dejar que esas mentiras que me derrotan se apoderen de mis emociones y dicten mis reacciones, he aprendido a verlas como señales de advertencia. Cuando tengo un pensamiento especialmente negativo o condenatorio de mí misma o de los demás, me detengo a considerar, "¿Es esto realmente cierto?" Y estoy descubriendo que la mayoría de las veces, la respuesta es, "No, no lo es".

La Biblia, aunque es inspiradora, también es muy aplicable. Y cuando acudimos a la Palabra de Dios para saber qué hacer con los pensamientos y las mentiras que causan conmoción en nuestras mentes, podemos comenzar el trabajo de transformar esos primeros momentos de la mañana en momentos sagrados. Y entonces podemos establecer un mejor patrón para todos los demás pensamientos que tenemos el resto del día.

En el libro de Filipenses, encontramos a Pablo en prisión escribiendo a la iglesia de Filipos. Si alguna vez hubo una situación perfecta para que alguien empezara a creer las cosas equivocadas sobre sí mismo, su gente y Dios, es Pablo escribiendo una carta desde la prisión. Pero él no flaquea. Y en sus palabras finales en Filipenses 4, Pablo se dirige a nuestra vida mental como cristianos.

Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. (Filipenses 4:8)

Todo lo justo. Puro. Amable. Digno de admiración. Excelente. Esas son las cosas en las que hay que pensar, y no sólo porque son un descanso agradable y divertido de las mentiras que nos gustan entretener.

En el siguiente versículo, Pablo nos dice lo que se nos promete cuando pensamos en esas cosas: “Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes” (Filipenses 4:9, NVI).

La paz de Dios. Eso es lo que realmente anhelo.

Amiga, en lugar de dar espacio a cualquier mentira que intente entrar y establecer un campamento en tu mente hoy, recuerda que Dios ha dado instrucciones para un mejor lugar donde podemos estacionar nuestros pensamientos. Esto no significa que nos neguemos a procesar cosas difíciles o luchas relacionales complicadas, pero sí significa que nos mantengamos lo suficientemente cuerdas como para que podamos desenredar cualquier mentira que complique los problemas y así abordarlos con la verdad.

Cuando ponemos nuestra mente en las cosas de Dios, tendremos acceso directo e inmediato a la paz de Dios.

Dios, ayúdame a desenredar cualquier mentira en la que esté creyendo y reemplazarla con tu verdad vivificante. Ayúdame a poner mi mente en las cosas que son de Ti: Justas. Puras. Amables. Dignas de admiración. Excelentes. Las mentiras son dañinas y devastadoras, así que no permitiré que secuestren mi mente ni entorpezcan mi corazón. Con Tu verdad poderosa en mí, soy libre. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Romanos 8:6, Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. (NTV)

Recursos Adicionales

Nuestros pensamientos son poderosos, y a menudo, nuestros pensamientos se centran en la preocupación... la preocupación por nuestras finanzas, el trabajo, la familia y la salud. Pero tal como Lysa dijo en el devocional de hoy, para recibir la paz de Dios, debemos centrar nuestros pensamientos en lo que es justo, puro, amable y digno de admiración. Dios es todas esas cosas, y cuando lo alabamos en lugar de ceder a la preocupación, entramos en Su presencia y paz. Descarga tu copia gratuita del devocional de 7 días, De la preocupación a la alabanza, y recuerda quién es nuestro Dios.

Conectate

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

Reflexiona y responde

¿Hay alguna mentira que hayas sido tentada a creer sobre ti misma o sobre los demás recientemente? En lugar de creer eso, ¿qué es algo justo, puro, amable o digno de admiración en que podrías enfocar tus pensamientos? Comparte tus pensamientos en los comentarios.

© 2020 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!