Devocionales

La paz del orden divino

24 de julio de 2020
El SEÑOR dirige los pasos de los justos; se deleita en cada detalle de su vida. Salmo‬ 37:23‬ (NTV)‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬

Hace años, mi madre estaba sentada en un avión junto a una mujer que luchaba con un pastel. La mujer estaba tratando de acomodarse y sacar sus papeles para trabajar sin volcar el pastel que tenía en su regazo.

Mi madre ofreció sostener el pastel, y nació una amistad. Resulta que el pastel era un regalo de la mujer para su madre. Mi madre y su nueva amiga, Karen, charlaron durante gran parte del vuelo e intercambiaron números de teléfono. A partir de ese día, Karen se unió a nosotros a menudo para comidas y celebraciones familiares. Incluso hice una pasantía de un año como asistente de relaciones públicas en el lugar de trabajo de Karen.

No creo que el hecho que mi madre conociera a Karen en ese avión fuera un accidente, una coincidencia ni buena suerte. Estas palabras implican aleatoriedad y azar. Nuestro Padre Celestial es un Dios de orden y planificación divina. Dios nunca tira los dados ni cruza los dedos, esperando lo mejor. ¡Él habló y el mundo existió!

Creo que Dios arregló el encuentro en el avión con ese pastel como conector. El versículo clave de hoy, Salmo 37:23, dice, El SEÑOR dirige los pasos de los justos; se deleita en cada detalle de su vida.

¿Qué cosa encantadora podría Dios estar arreglando para ti hoy? Tal vez conozcas a alguien nuevo esta semana que realmente necesite una amiga como tú. Tal vez te preguntes de dónde vendrá el pago de la renta, y un cheque inesperado te llegue por correo. Tal vez escribas una carta amable a tu mejor amiga, levantando su espíritu y también el tuyo.

Ahora bien, sólo porque haya orden divino en tu vida no significa que no encontrarás dificultades y decepciones. Justo después del versículo clave, el salmista David escribe: Aunque tropiecen, nunca caerán, porque el SEÑOR los sostiene de la mano. Una vez fui joven, ahora soy anciano, sin embargo, nunca he visto abandonado al justo ni a sus hijos mendigando pan (Salmo‬ 37:24-25,‬ NTV)‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬.

En la vida, las caídas son inevitables pero no irreversibles. Dios tiene un gran plan, no sólo para los individuos, sino para las generaciones.

A principios de este año, mis padres celebraron su aniversario número cincuenta. Se suponía que tomaríamos unas vacaciones familiares para celebrar este hito. Pero como sucedió con muchas de nosotras, nuestros planes fueron cambiados por COVID-19. Nos quedamos en casa y no nos vimos. Pero, ¿sabes qué? Nuestros pasos siguen estando divinamente ordenados. Sabemos que todas las cosas ayudan para el bien de aquellos que aman a Dios y que son llamados de acuerdo a Su propósito (Romanos 8:28). ¿Quién sabe? Tal vez Dios tiene algo aún mejor planeado.

Nuestras vidas no son accidentales. No somos víctimas del azar, el caos, la mala suerte o el mal momento. Incluso en tiempos difíciles podemos vivir en paz porque nuestros días están ordenados por un Dios Todopoderoso que nos ama. Cuanto más conozcas a Dios, cada vez más dulce se volverá tu relación con Él. Sus planes para ti son buenos. Eres amada y no olvidada. Él sabe exactamente dónde estás y seguirá siendo el arquitecto de tu vida divinamente ordenada.

Padre Celestial, gracias por ordenar mi vida. Elijo confiar en Ti y encontrar mi deleite en Tus leyes. Te encomiendo mis caminos y pido la guianza divina sobre mi vida. Descanso en Ti, creyendo que Tú obras todas las cosas para el bien en mi vida. Ven y haz Tu voluntad en mí. Mantén mi corazón firme en la esperanza y lléname de alegría hoy. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Salmo‬ 37:18, El SEÑOR conoce los días de los íntegros, y su herencia será perpetua. (LBLA)‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬

Proverbios‬ 29:25, Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el SEÑOR sale bien librado. (NVI‬‬)‬‬‬‬‬

Recursos Adicionales

¿Tu vida no ha ido como la planeaste este año? Tal vez sientes el peso de lo desconocido y experimentas dudas y ansiedad sobre lo que está por venir. En momentos como estos, es muy fácil quedarse estancada en la preocupación. Pero lo que traerá verdadera paz a nuestros corazones, a pesar de nuestras circunstancias, ¡es adorar a nuestro Dios y quién Él es! Si necesitas ayuda para convertir tu preocupación en alabanza, lee nuestro devocional GRATUITO de siete días, De la preocupación a la alabanza disponible para descargar aquí.

Reflexiona y responde

¿Qué ha pasado recientemente que te ha parecido un "momento de Dios"? ¡Por favor, compártelo en los comentarios!

¿Qué es algo que estás confiando en que Dios obre para ti o para un ser querido? Tómate un momento para orar por esa situación, y agradécele a Dios de antemano por Su orden y guía divina.

© 2020 por Arlene Pellicane. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación