Devocionales

La oportunidad del insomnio

27 de abril de 2021
Entonces el SEÑOR se le acercó y lo llamó de nuevo: — ¡Samuel! ¡Samuel! — Habla, que tu siervo escucha — respondió Samuel. 1 Samuel 3:10 (NVI)

Me di la vuelta en la oscuridad para mirar el reloj, esperando que estuviera en algún lugar cerca de la luz del día. Pero no, eran las 3:00 a.m. Otra vez.

Frustrada, me volteé lo más silenciosamente posible para no perturbar el sueño de mi esposo. No quería levantarme y despertar a todos en la casa. Además, levantarme tan temprano invita a que la fatiga me acompañe el resto del día.

Sin embargo, estaba despierta, y necesitaba que algo ocupara mis pensamientos. Mi lista de tareas pendientes competía por mi atención. Mis preocupaciones clamaban por otra ronda de reflexión. Pero sentí otra posibilidad que había sentido anteriormente en la frecuencia creciente de mis despertares a las 3:00 a.m.

Lo que me vino a la mente fue una historia de mis clases de la escuela dominical de la infancia, acerca del niño Samuel que estaba durmiendo en el templo. Pensó que había oído a Elí, el sacerdote, llamándolo en la noche. En el tercer acercamiento de Samuel a él, Elí se dio cuenta de que el Señor estaba llamando a Samuel. Él instruyó a Samuel para responder, “Habla, que tu siervo escucha” (1 Samuel 3:10).

Cuando Samuel respondió a Dios con buena disposición, recibió una nueva visión de parte de Dios. Dios escogió darle un nuevo mensaje a Samuel en medio de la noche.

Con una mezcla de vacilación y esperanza, dije esa frase a Dios en la oscuridad de las 3:00 a.m., «Habla, que tu sierva escucha». Así es como descubrí un lugar secreto de comunión con Dios, justo allí a media noche.

Los estudios muestran que necesitamos cinco o seis ciclos de sueño de 90 minutos para sentirnos descansadas. Al despertarme a las 3:00 a.m., Dios me estaba invitando a reunirme con Él entre el cuarto y el quinto ciclo. Cuando comencé a ver mi insomnio como una oportunidad en lugar de una molestia, comencé a experimentar una comunión más profunda con Dios.

¿Por qué designó Dios ese tiempo para nuestra comunión? Creo que Él sabe que tiene toda mi atención, sin distracciones en esa oscuridad tranquila. Durante todo el día estoy tan ocupada que es más difícil para mí escuchar Su voz, quieta y suave, entre todo el ruido. Pero en medio de la noche, puedo oírlo llamándome, en voz alta y clara.

Jesús mismo intencionalmente se levantaba temprano para pasar tiempo con Su Padre en la oscuridad antes del amanecer. (Marcos 1:35) Tal vez Él sabía que era el mejor momento para escuchar la voz de Su Padre antes de que comenzara Su lista de tareas pendientes para el día.

Ya que Jesús aprovechó al máximo Sus horas antes del amanecer, Él me ayudará a hacer lo mismo. Comencé a designar la hora de las 3:00 a.m. como un tiempo para la meditación, oración, alabanza y acción de gracias. Un tiempo para depositar mis afanes en el Señor en lugar de preocuparme por ellas. (1 Pedro 5:7) Un tiempo para estar quieta y reconocer que Dios está en control sobre cada cosa en mi lista de quehaceres pendientes. (Salmo 46:10)

Ahora, mi insomnio es un recordatorio para buscar la presencia de Dios. Cuando me doy la vuelta y veo las 3:00 a. m. en el reloj, asumo que es una invitación. Como Samuel, yo digo, «Aquí estoy, Señor. Habla, que tu sierva escucha». Y Dios es fiel para darme nuevas perspectivas, nuevo aliento y mayor paz, incluso en la oscuridad antes del amanecer.

Dios Padre, gracias por la oportunidad de encontrarme Contigo en mi insomnio. Ayúdame a escuchar Tu voz en esas horas tranquilas antes de que comience mi día ajetreado. Quiero profundizar mi relación Contigo incluso en medio de la noche. Aprovecho esta oportunidad para tener una dulce comunión Contigo. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Salmo 63:6, En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche (NVI).

Recursos Adicionales

¿Quieres empezar a buscar a Dios en cada momento de tu vida? Como Sus hijas, Dios desea que pasemos tiempo con Él en cada oportunidad que tengamos, no solo en ocasiones especiales o temporadas difíciles. En la Biblia de la mujer conforme al corazón de Dios, Elizabeth George proporciona instrucción e inspiración diaria sobre cómo construir una devoción constante y agradable a Dios. Haz clic aquí para comprar la Biblia.

Conéctate

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

Reflexiona y responde

¿A qué tentaciones te enfrentas cuando lidias con el insomnio? ¿Cómo puedes usar el insomnio u otras molestias como invitaciones para profundizar tu relación con Dios? Comparte tus pensamientos y peticiones de oración en los comentarios.

© 2021 por Sarah Geringer. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!