Devocionales

¿Ella realmente me dijo eso?

27 de mayo de 2021
Más bien, mientras dure ese «hoy», anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado. Hebreos 3:13 (NVI)

Mis mejillas estaban rojas de ardor mientras mis ojos se fijaban en el reloj que tenía encima: faltaban 30 minutos para que pudiera escaparme. ¿Ella realmente me dijo eso?

Me sentí “atrapada” de nuevo en la guardería, pero como estaba programada para ser voluntaria con una de mis mejores amigas, en realidad deseaba pasar el tiempo como si fuera una sesión de quejas. Al fin y al cabo, si alguien sentía mi dolor, seguro que era ella.

Sin embargo, después de soltar algunos comentarios poco caritativos sobre la falta general de voluntariado en nuestra iglesia, ella me sorprendió con una respuesta totalmente inesperada. Sus palabras cayeron sobre mí como un millar de picaduras de abejas: «Quizás si no puedes servir con alegría, entonces tal vez no deberías servir en absoluto». ¡Ay!

Espera, ¿acaso no puedo compartir honestamente mis quejas con mi mejor amiga sin recibir un sermón? ¿En serio? Estoy aquí, ¿no?

No sólo no se solidarizó conmigo, sino que además tuvo el valor de darme consejos inoportunos y poco apreciados. Una tarde, mis sentimientos negativos se volvieron imposibles de ignorar: ¿por qué esto me enfadaba tanto? Mi amiga más querida no fue grosera; su tono no era condescendiente ni despectivo, así que ¿cuál era el problema? De repente, me di cuenta de que su sugerencia había dado en el clavo: el problema estaba en .

El libro de Hebreos encomienda repetidamente a los cristianos que exhorten y animen a los demás miembros de la familia de la fe. Con gran detalle, el autor despliega el papel de las relaciones entre los creyentes, que incluye estimular a otros en la familia de Dios para que lleven vidas que le agraden y le honren. Hebreos 3:13 cita que una forma de hacerlo es mediante el animo: “anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado.

Normalmente, cuando pienso en ánimo, lo que me viene a la mente es una charla alegre con palabras cariñosas y reconfortantes. Si bien esas son formas de ánimo, el escritor de Hebreos se refiere a otra forma, una que habla la verdad en amor y preocupación por una hermana creyente. Es nuestro deber amonestarnos y aconsejarnos unas a otras en oración cuando vemos que el pecado se infiltra, no sólo por la integridad del corazón del creyente, sino también por la pureza del cuerpo total de creyentes. A veces, las palabras que realmente necesitamos escuchar pueden ofendernos y ser dolorosas al digerirlas, lo cual es probablemente la razón por la que este versículo se encuentra entre una serie de pasajes que advierten a los creyentes a no pecar por dureza de corazón o terquedad orgullosa.

Las relaciones cristianas sanas sirven para dirigirnos amorosamente de regreso al camino recto cuando nuestros corazones se desvían. Así como los buenos padres abordan las actitudes y los comportamientos que podrían conducir a la destrucción de sus hijos, debemos tomar medidas similares con nuestras hermanas y hermanos en Cristo. Por supuesto, el amor genuino por los demás incluye palabras “cariñosas y reconfortantes”. Pero también requiere la verdad, y la verdad no siempre es fácil de expresar, especialmente cuando es probable que moleste u ofenda a alguien al revelar un corazón pecador y descarriado. A nadie le gusta que le digan la “dura verdad” sobre sí mismo.

Sin embargo, necesitamos amigas cristianas que nos hablen cuando nuestras vidas se asemejan más al mundo que a Jesús. De hecho, deberíamos dar gracias al Señor por ellas y pedirle que nos ayude a ser esa misma clase de amiga para otras que están en la familia de la fe.

Ahora le pido a Dios que, cada vez que una de mis hermanas en Cristo sea lo suficientemente valiente para “ponerme en mi lugar espiritual”, mi respuesta inmediata sea de gratitud en lugar de resentimiento. Sinceramente, quiero que mis oídos escuchen y mi corazón esté abierto cuando reciba consejos sabios y advertencias sinceras de amistades y familiares piadosos cuando necesite dirección e instrucción espiritual.

En obediencia a nuestro Padre celestial, seamos un cuerpo de creyentes que habla la verdad en amor unas a otras, haciéndonos responsables de las actitudes y acciones que nos alejan del Señor. En el día del regreso de Cristo, que seamos halladas fieles “mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13, NVI).

Padre Celestial, gracias por poner en mi vida a personas que no temen entablar conversaciones difíciles que me apartan de mi pecado y me llevan de regreso a Ti. Ayúdame a examinar mi corazón diariamente, buscando servir a la familia de Dios por amor sincero a Ti. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Santiago 1:19, Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse. (NVI)

Recursos Adicionales

Si buscas más contenido sobre este tema, consulta estos tres devocionales:

Hasta los héroes tienen días malos por Nicki Koziarz
Luchando por la perfección por Jenny Wheeler
Mirando por el lente correcto por Sharon Jaynes

Conéctate

En Proverbs 31 Ministries creemos que cuando las mujeres saben la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Hemos escuchado las voces que piden contenido en español y firmemente creemos que el Señor traerá a las personas correctas a nuestro equipo mientras enseñamos a las mujeres a alinear sus vidas a la verdad de la Palabra de Dios.

Si tienes interés en ser una voluntaria en nuestro equipo de traducción en español de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud.

Reflexiona y responde

Piensa en alguna ocasión en la que una amiga bien intencionada haya dicho una verdad difícil de escuchar en tu vida. ¿Recibiste sus palabras con aprecio o con resentimiento? Nos encantaría saber de ti. Comparte tus pensamientos en los comentarios.

© 2020 por Laura Bailey. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!