Devocionales

Confía en Él con lo inesperado

20 de octubre de 2021
Ustedes quédense quietos, que el SEÑOR presentará batalla por ustedes. Éxodo 14:14 (NVI)

Éxodo 14:14 se ha convertido para mí en uno de los versículos más citados del año pasado. He estado insertando mi nombre en este versículo: “Quédate quieta, Izabella, que el Señor presentará batalla por ti”.

Verás, no es fácil para mí quedarme “quieta”. Prefiero estar ocupada y hacer algo sobre mis circunstancias en lugar de simplemente esperar y estar quieta.

La quietud y la postura de la sala de espera de una pandemia mundial se convirtió en un gran desafío para mí el año pasado, ya que a mi padre le diagnosticaron cáncer. Él estaba a un océano de distancia en Rumania, y literalmente no tuve más remedio que quedarme “quieta” … pero eso no significaba que el Señor no estaba trabajando.

Han habido muchas ocasiones en mi vida en las que supe, sin la menor duda, que el Señor estaba luchando por mí. Los tiempos difíciles que no hubiera pedido, fueron los momentos que más me enseñaron sobre el carácter de Dios, y poco a poco aprendí a confiar en Él con lo inesperado.

No pedí persecución religiosa en la Rumanía comunista mientras escondía una Biblia en el tablado de nuestro apartamento pequeño. No pedí filas interminables para conseguir pan para comer o artículos para satisfacer las necesidades básicas de mi familia. No pedí que una enfermedad mental sacudiera a nuestra familia hasta las entrañas.

Pero inesperadamente, experimenté la protección sobrenatural de Dios mientras asistía a una iglesia clandestina y recibí un obsequio en una caja de zapatos, de Operation Christmas Child, que demostró el amor íntimo de Dios por mí por primera vez. Experimenté provisiones milagrosas mediante la bondad del pueblo de Dios. También experimenté la protección de mi mente y corazón a través de los valles profundos de la esquizofrenia paranoide de mi madre.

En el camino, descubrí que a Dios no le sorprendían mis circunstancias; me conocía y me amaba profundamente. Dios nunca dejó de luchar por mí cuando era niña en Rumania. Y Él no ha dejado de luchar por mí como una adulta que, como los Israelitas en Éxodo, encuentro mis propios momentos de “Mar Rojo”. Lo que podría haber sido inesperado para mí ya formaba parte de Su plan.

Al leer Éxodo, aprendí algunas buenas lecciones de los israelitas. Estaban enfrentando circunstancias inesperadas, y Dios tenía un gran plan para todo. Dios había rescatado a los israelitas de 400 años de cautiverio, y el corazón endurecido de Faraón finalmente se había ablandado. Aunque el cambio de opinión de Faraón duró poco, Dios todavía luchó por los israelitas incluso mientras el ejército egipcio los perseguía.

Los Israelitas, que estaban débiles, espiritualmente y emocionalmente, se quedaron mirando al Mar Rojo sin más remedio que esperar a que Dios actuara. Moisés dijo a los israelitas, “ — No tengan miedo… Mantengan sus posiciones, que hoy mismo serán testigos de la salvación que el SEÑOR realizará en favor de ustedes. A esos egipcios que hoy ven, ¡jamás volverán a verlos! Ustedes quédense quietos, que el SEÑOR presentará batalla por ustedes” (Éxodo 14:13-14, NVI). Entonces Dios partió el Mar Rojo.

¿Lo puedes imaginar? ¿Quedarte quieta y en silencio con un ejército detrás de ti y un mar por delante? ¿Puedes imaginar luego, el desarrollo del plan de Dios que siguió cuando vieron el Mar Rojo dividirse ante ellos?

¡El Dios al que servimos puede hacer eso! Él ha prometido luchar por nosotras como luchó por Su pueblo en el Mar Rojo, así como luchó por mi corazón a través de la Biblia debajo de las tablas del piso de mi casa, y el regalo de la caja de zapatos empacado justo para mí. Los desafíos que enfrentamos son oportunidades importantes para que nuestra fe crezca. Lo que podría ser para nosotras un gran obstáculo o una aflicción, todavía es redimible en el desarrollo de Su plan.

Anímate y encuentra descanso en la promesa de Su Palabra de que Él ama y se preocupa por cada una de nosotras. Y hoy, confía en Él con lo inesperado.

Padre celestial, gracias por luchar por nosotras en cada batalla que enfrentamos. Nuestras circunstancias nunca te sorprenden. Ayúdanos a confiar en Ti y en el desarrollo de Tus planes a diario. Ayúdanos a estar quietas y reconocerte en cada batalla. En el Nombre de Jesús, Amén.

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recomendamos

Recibir una caja de zapatos de Operation Christmas Child fue un momento decisivo en la vida de Izabella McMillon cuando comenzó a ver al Señor luchando por ella. A través del regalo que recibió, Izabella comprendió lo profundo y personal que era el amor del Padre por ella. Considera empacar una caja de zapatos a través de Operation Christmas Child y compartir el amor de Dios con niños alrededor del mundo. ¡Aprende cómo empacar una caja aquí!

Conéctate

¡Mantente al día de lo que pasa en Operation Christmas Child en Facebook, Instagram y Twitter!

Profundicemos

Romanos 8:28, Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. (NVI)

Toma Éxodo 14:14 e inserta tu nombre en él: “Quédate quieta, [nombre], que el Señor presentará batalla por ti”.

¿Hay áreas en tu vida en las que sientes que te enfrentas al Mar Rojo? Toma un tiempo para agradecer a Dios por Su fidelidad. ¿De qué manera ves a Dios luchando por ti?

¿Cómo puedes confiar en Dios mientras experimentas circunstancias inesperadas? ¡Compártelo con nosotras en los comentarios!

© 2021 por Izabella McMillon. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Operation Christmas Child por su patrocinio de la devoción de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!