Devocionales

Por favor no me des la típica respuesta cristiana

14 de julio de 2022
Jesús lloró. Juan 11:35 (NVI)

Amo a Jesús. Amo a Dios. Amo Su Verdad. Amo a la gente. Pero no me gustan las típicas respuestas cristianas.

Esos clichés atan todo en un moño lindo y perfecto y muestran la vida de una forma demasiado organizada. Pero no hay nada de orden en algunas cosas horribles, tristes e increíblemente malvadas que suceden en nuestro mundo disfuncional.

Y que Dios me ayude si creo que voy a mejorar las cosas pensando en un dicho cristiano ingenioso para agregar a la discusión. Dios ciertamente no necesita personas como yo, con perspectivas, comprensión y profundidad limitadas, tratando de dar sentido a las cosas que solo tienen sentido para Él.

¿Hay lugar para la Verdad de Dios en todo esto? Absolutamente. Pero es absolutamente necesario que dejemos que Dios nos dirija. En Su tiempo. A Su manera. En Su amor.

Y cuando las cosas están mal, tal vez deberíamos simplemente decir: «esto es horrible».

Cuando las cosas no tienen sentido, no debemos evitar simplemente decir: «esto no tiene sentido».

Hay una diferencia entre una palabra equivocada en el momento equivocado y una palabra correcta en el momento correcto.

Cuando mi hermana menor murió de una manera horriblemente trágica, fue debido a una receta médica que el doctor nunca debió darle a un niño. Esto desencadenó una cadena de eventos que eventualmente dejó a mi familia parados junto a un ataúd rosado cubierto de rosas. Llorando. Dolidos. Necesitando tiempo para luchar con el dolor, la ira y la pérdida.

Y endurecía mi alma en carne viva cuando la gente trataba de recoger los pedazos destrozados de nuestras vidas diciendo cosas como: «bueno, Dios necesitaba otro ángel en el cielo». Además de ser teológicamente incorrecto, declaraciones como esa tomaron los fragmentos de mi dolor y los retorcieron aún más profundamente en mi corazón ya destrozado.

Entiendo por qué dijeron cosas como estas. Querían decir algo, cualquier cosa, para mejorar la situación. Su compasión los obligó a acercarse. Y yo los quería allí. Pero luego, no.

Todo era una contradicción. Podía estar llorando histéricamente un minuto y riéndome al siguiente. Y luego me sentía tan mal por atreverme a reír que quería maldecir. Y luego cantar una canción de alabanza. Quería agitar mi puño hacia Dios y luego leer Sus Escrituras durante horas. Simplemente no hay nada ordenado en todo esto.

Pero ahora sé que en aquel entonces, lo que me hubiera gustado saber es que Jesús entiende lo que es sentir profundamente las emociones humanas como el dolor y la angustia.

Vemos esto en Juan 11:32-35 cuando Jesús recibió la noticia de que su amigo querido, Lázaro, había muerto:

Cuando María llegó adonde estaba Jesús y lo vio, se arrojó a sus pies y le dijo: —Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Al ver llorar a María y a los judíos que la habían acompañado, Jesús se turbó y se conmovió profundamente. —¿Dónde lo han puesto? —preguntó. —Ven a verlo, Señor —le respondieron. Jesús lloró. (NVI)

Sí, Jesús lloró y estuvo de luto con sus seres amados en ese momento devastador y desgarrador. Y el hecho de que Él pueda identificarse con mi dolor es muy reconfortante para mí. Él nos encuentra en nuestro dolor. Y podemos brindarle a otros la esperanza que Él promete, y el consuelo que Él da cuando están afligidos.

¿Quieres saber lo mejor que me dijo alguien en medio de mi duelo?

Estaba de pie en medio de todas las lágrimas que caían sobre vestidos negros y trajes negros en ese día gris del funeral. Mis talones se hundían en la hierba. Estaba mirando fijamente un montón de hormigas. Las hormigas corrían como locas alrededor de una huella que había aplastado su casa. Me preguntaba si me paraba en esa pila y dejaba que me picaran un millón de veces si tal vez ese dolor me distraería del dolor de mi alma. Al menos sabía cómo calmar el dolor físico.

De repente, una niña pequeña con trenzas pasó por mi lado y exclamó: «odio las hormigas». Y sin duda,  eso fue lo mejor que alguien dijo ese día.

Ella se insertó justo donde yo me encontraba. Notó dónde estaba mi atención en ese momento y simplemente dijo algo básico. Normal. Obvio.

Sí, hay lugar para una respuesta cristiana sólida de amigas bien intencionadas. Absolutamente. Pero también hay un lugar para llorar con una amiga herida desde lo más profundo de tu alma. Un momento en el que realmente no hay palabras que puedan aliviar el dolor.

Dios, ayúdanos a reconocer la diferencia.

Querido Señor, sé que Tú eres el único que puede traer consuelo a situaciones aparentemente imposibles. Gracias por consolarme en mi dolor para que pueda consolar a otros en su dolor. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

Incluso en las mejores relaciones, todos cometemos errores. Hacemos y decimos cosas de las que luego nos arrepentimos y lastimamos a las personas que más amamos. Así que tenemos que corregir la situación. Pero simplemente decir que lo sientes por lo general no es suficiente. En Cuando decir lo siento no es suficiente, los autores exitosos, Gary Chapman y Jennifer Thomas, revelan formas nuevas de abordar y reparar de manera efectiva las relaciones destruidas. Aún mejor, descubrirás cómo las disculpas sinceras brindan el poder de hacer que tus amistades, tu familia y tu matrimonio sean más fuertes que nunca. Compra tu copia aquí.

CONÉCTATE

Encuentra auténtico aliento cuando te conectas con Lysa TerKeurst en su sitio web o Instagram.

PROFUNDICEMOS

Romanos 12:15-16a, Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran. Vivan en armonía los unos con los otros. (NVI)

¿Quién es alguien en tu vida con quien hoy podrías “vivir en armonía”? Tal vez sea una amiga que necesita a alguien que se siente con ella en su angustia. O tal vez alguien quien necesita una amiga que la haga reír o la sorprenda con su golosina favorita.

© 2022 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!