Devocionales

Toma tu cama y anda

20 de julio de 2022
… —¿Quieres ser sano? ... Jesús le dijo: —Levántate, toma tu cama y anda. Y en seguida el hombre fue sanado, tomó su cama y anduvo. Juan 5:6,8-9a (RVA-2015)

Siempre he luchado contra el miedo. De hecho, hubo un tiempo no muy lejano en el que se podía decir, desde una postura mundana, que el temor era mi dueño.

Se adueñó de mis pensamientos.
Era dueño de mis acciones.
Era dueño de mi perspectiva.
Y ciertamente se adueñó de mis emociones.

Durante más de 20 años, oré por un milagro de sanidad instantánea que nunca recibí. Deseaba desesperadamente que Dios me librara del temor que me atormentaba.

Después de todo, los milagros habían sucedido a otros a mi alrededor. Entonces, ¿por qué a esa persona y a mí no? ¿Por qué fueron liberados milagrosamente, mientras que yo me quedé aquí en esta oscuridad horrible? ¿Por qué podría ser que Dios elija y decida así?

Y lo peor de todo era este pensamiento: ¿por qué Dios no me eligió a mí?

Sí. Pensé, dije y grité estas cosas (y muchas más) en mi enojo por lo que veía como si Dios intencionalmente no me rescataba o protegía. O simplemente no se preocupaba por ayudarme. Estaba desilusionada por el hecho de que yo lo buscaba constantemente mientras otros no lo hacían, y Él me devolvía lo que sentía como absolutamente nada.

Así que lo único razonable en mi mente era dejar de confiar en Dios. Si Él no iba a protegerme, entonces tendría que protegerme yo misma.

Y lo hice… hasta que no pude más.

En mi decisión de hacerlo surgió una conciencia cada vez mayor de mi propia impotencia para ayudarme a mí misma o cambiar lo que era. Y ahí es donde encontramos al hombre afligido en el siguiente pasaje:

En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos… Se encontraba allí cierto hombre que había estado enfermo durante treinta y ocho años. Cuando Jesús lo vio tendido y supo que ya había pasado tanto tiempo así, le preguntó: —¿Quieres ser sano? … —Levántate, toma tu cama y anda. Y en seguida el hombre fue sanado, tomó su cama y anduvo (Juan 5:3, 5-6, 8-9a).

Se trata de un hombre que conocía bien el sufrimiento, que conocía la frustración de ser ignorado y olvidado.

¿Y en el mundo? Lo era.

Pero lo que aún no sabía era que Dios no se había olvidado de él. Y por fin había llegado el momento de ser sanado.

Entonces, ¿por qué esperó tanto tiempo Dios? ¿Por qué no sanó al hombre años atrás?

Porque, amigas, en lo que Dios está haciendo, hay mucho más de lo que sucede a nosotras y a nuestro alrededor. Se está elaborando un propósito en los cielos que es mucho más grande de lo que nuestras mentes actualmente pueden conceptualizar.

Al final, todo lo que es real y duradero es la gloria de Dios desplegada a través de nosotras para tocar un mundo oscuro y cansado que aún no lo conoce.

¿Está Dios dispuesto a sacrificar algo de nuestra historia por algo de mayor importancia? Bueno… . Sin embargo, a veces nos sorprendemos, nos decepcionamos y nos desilusionamos cuando esto sucede, a pesar de que nuestras vidas le pertenecen a Él. Nos sentimos olvidadas, fuera de control, asustadas.

Pero si creemos en las promesas de Dios tal y como están establecidas en Su Palabra, entonces sabremos…

No somos olvidadas. (Isaías 44:2)
Dios nos dió el Espíritu Santo para guiarnos. (2 Timoteo 1:7)
No tenemos nada que temer. (Isaías 41:10)

Dios te ha convertido en una pieza clave en Su historia de redención. Entonces, ¿qué vas a creer sobre Él, Sus promesas y Sus propósitos?

Solía ver mi debilidad como una muleta que tenía que eliminar para sentirme normal. Pero es a través de mi debilidad que Dios muestra Su gloria que cambia vidas y huye del temor.

Y amigas, cuando eso sucede, ¿adivinen qué? Nos convertimos en el milagro.

Querido Señor, ayúdame a ver la verdad en mi debilidad. Y dame el valor que necesito para ser una pieza clave en Tu historia increíble. Gracias por amarme lo suficiente como para hacerme parte de ella. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

Cuando tenemos una debilidad, normalmente solemos ocultarla porque sabemos que acoger la debilidad no se celebra dentro de la sociedad. Sin embargo, Dios nos llama a traer nuestras debilidades a Él, porque es cuando Su fortaleza se magnifica en nuestras vidas. En la Biblia vemos numerosas historias de personajes bíblicos que tienen debilidades, y Dios todavía los usa. La historia de Gedeón es una muestra del amor de Dios y de cómo opera en Su pueblo a pesar de sus debilidades. La autora Pricilla Shirer ha creado un estudio, Gedeón: su debilidad, la fortaleza de Dios, para que aprendamos cómo las dudas, los temores y las debilidades pueden ser grandes oportunidades para experimentar el poder de Dios en tu vida. Invita a Dios a entrar en tus áreas de debilidad, y observa cómo Su poder y Su fortaleza se manifestarán en tu vida. Obtén tu copia aquí.

CONÉCTATE

¿Quieres más recursos traducidos al español? ¡Inscríbete para recibir notificaciones mientras ponemos a tu disposición más y más recursos de Proverbs 31 en español! Visita hoy nuestra página Aprende más e inscríbete para obtener las actualizaciones más recientes.

PROFUNDICEMOS

Lucas 5:24, Así que les demostraré que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados». Entonces Jesús miró al paralítico y dijo: «¡Ponte de pie, toma tu camilla y vete a tu casa!». (NTV)

Piensa en una ocasión en la que le pediste a Dios que te librara de algo aparentemente insoportable, y no lo hizo durante mucho tiempo, o no lo hizo en absoluto. ¿Cómo te hizo eso verlo a Él en relación con tus circunstancias?

¿Cómo podría cambiar tu perspectiva una comprensión del panorama general de la historia de la redención de Dios y tu parte en ella?

¡Nos encantaría saber de ti! ¡Comparte tus pensamientos en los comentarios!

© 2022 por Kelly Anne Burns. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!