Estudios bíblicos en línea

Podemos hacer cosas difíciles

febrero 19, 2021

Hola amigas, ¡soy Nancy Voyles!

Este estudio hasta ahora me ha desafiado y me ha humillado, especialmente al leer sobre la amargura y los corazones endurecidos. Pero hay esperanza en el trabajo difícil.

Hace años, alguien me describió como amargada. Google dice que la amargura es “Sentimiento duradero de frustración, resentimiento o tristeza, especialmente por haber sufrido una desilusión o una injusticia.” Pero eso no me describía a mí; yo estaba bien.

Ahora me doy cuenta de que “estar bien” significaba seguir adelante con la determinación de nunca permitir ser lastimada, lo que me llevó a un corazón endurecido.

Todo comenzó cuando los niños maliciosos de la infancia se burlaban de una niña regordeta (yo), y después se convirtió en adolescentes que difundían rumores falsos, y luego en mujeres adultas que me trataban mal.

Hoy puedo ver cómo las semillas plantadas de esas experiencias se arraigaron en mi corazón, dejando poco espacio para las cosas buenas de Dios.

Mi corazón se endureció, lo cual me llevó a más experiencias dolorosas, más amargura. Este fue un ciclo interminable que se perpetuaba y yo ni siquiera era capaz de reconocerlo.

El enemigo usó esto en mi contra de muchas maneras. Empecé a:

  • creer que era menos que suficiente
  • desconfiar de todos
  • comportarme en una variedad de formas autodestructivas
  • orar que cosas malas les pasaran a la gente por herirme (sí, de verdad lo hice)

¡Qué desastre! pero Dios…

A través de una serie de personas y eventos, Él me dio entendimiento del impacto que el perdón podía tener en mi vida. Aprendí que al entregarle primero a Él mis heridas y desconfianza , ellas no podían echar raíces en mi corazón, lo cual deja espacio para Sus cosas buenas. A través de los años, he visto tanto mi vida cambiar como mi relación con Dios crecer a medida que se ablandaba mi corazón.

Si tan solo hubiera entendido hace años lo que Lysa dice en la página 176 de Perdona lo que no puedes olvidar:

“Los corazones endurecidos tienden a quebrarse. Los corazones suaves no se quiebran tan fácilmente”.

No siempre lo hago bien, pero ¡ya no soy un desastre! Soy una obra en progreso. Por la gracia de Dios, se están desarraigando las raíces de amargura de mi corazón, y el espacio que dejan se está llenado con las cosas buenas que Dios tiene para mí.

Amigas, el trabajo santo es un trabajo duro, pero estoy aquí contigo – ¡y te estoy animando!

Nancy

De corazón a corazón:

¿Hacia quién o qué en tu vida podrías ablandar tu corazón?

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación


Acerca de Proverbs 31

Proverbs 31 Ministries es un ministerio sin denominación y sin fines de lucro que busca encaminar a las mujeres a una relación personal con Cristo, con Proverbios 31:10-31 como guía.
Aprende más

Apoya a Proverbs 31 Ministries

En estos tiempos cuando el mundo quiere callar la verdad bíblica, Proverbs 31 Ministries está determinado a ayudar a las mujeres a conectarse con la Verdad de Dios como nunca antes, a través de los recursos que ofrecemos todos los días.
Contribuye