Devocionales

Mantenernos fieles aun cuando nuestras almas estén agotadas

6 de enero de 2021
—¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. Con esto se refería al Espíritu. Juan 7:37-39a (NVI)

Antes del 2020, les habría dicho que ya estaba en un estado de crisis emocional. Había llegado al límite.

Entre otras cosas, estaba luchando con el agotamiento. Sabemos que hay diferentes niveles de agotamiento, como “estar sin recursos”, "estar cansada de la rutina diaria" o  "necesitar unas vacaciones prolongadas". Ya había pasado por todos esos niveles, incluso dos años atrás. De repente, el combustible de pasión que llenaba mi tanque y me mantuvo en marcha durante una década en el ministerio se hizo humo. El trabajar a tiempo completo, mientras educaba a mis hijos en casa, viviendo en cuarentena sin un final a la vista, me dejó agotada.

El agotamiento me recordó la vez que me quedé sin gasolina una noche en una carretera casi vacía entre dos pueblos pequeños. La batería de mi celular estaba muerta, la luz roja del tanque me había estado mirando durante kilómetros y no había ninguna estación de servicio a la vista. Si alguna vez te has encontrado estacionando tu coche al costado de la carretera y caminando hasta la estación de servicio más cercana, ya sabes de lo que estoy hablando.

Recuerdo el momento en que el coche empezó a reducir la velocidad, a pesar de que estaba pisando el acelerador lo más que podía. Imagíname pisando fuerte el acelerador, en vano, y ten en mente que mi vida se convirtió en esta metáfora.  Simplemente no quedaba nada en el tanque.

¿Cómo era tu vida antes de todo lo inesperado de 2020? ¿Estabas ya luchando con algo suficientemente difícil? Yo también.

A pesar del agotamiento y el dolor por los planes arruinados, he tenido que encontrar una manera de seguir adelante. Pero no encontré la fuerza de voluntad o alguna reserva de resiliencia. Nada parecido. Recuerda, mi tanque ya estaba vacío. En cambio, me encontré obligada a confiar en la presencia de Dios en tiempo real para avanzar.

Cuando Jesús explicó a Sus discípulos que dejaría la tierra, ellos entraron en pánico. (Juan 14:1-5) Varias veces en los Evangelios, pareciera que los discípulos estuvieran empezando a comprender los caminos del Reino de Dios, inaugurado a través de Jesús, su ayuda siempre presente en tiempos de necesidad. Pero si Jesús se “iba”, ¿cómo sobrevivirían?

En nuestro pasaje, Él promete al Espíritu Santo, el gran Consejero, y dice que el Espíritu estará con Sus seguidores para siempre. (vv. 16-18) Jesús no nos abandona como huérfanos en un mundo cruel. Él asegura que la presencia de Dios nunca nos dejará debido al poder del Espíritu Santo que mora en nuestras vidas. (vv. 25-28)

Si nos sentimos estancadas, abrumadas o llenas de dudas, el Espíritu está con nosotras y llenará nuestros tanques. “—¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. Con esto se refería al Espíritu” (Juan 7:37-39a).

Si no vemos ningún camino a seguir y nos falta la energía para volver a intentarlo, el Espíritu está con nosotras. Más importante aún, el Espíritu no sufre agotamiento. Experimentar el Espíritu Santo es disfrutar del poder de la resurrección, el mismo poder que venció la muerte y el pecado, viviendo dentro de ti y sosteniéndote en cada circunstancia imposible.

Tú y yo tenemos una invitación increíble de Jesús que podemos aprovechar cuando nos sentimos agotadas.

Dios, me siento agotada. Ayúdame a llenar mi alma cansada con el poder de Tu Espíritu Santo. Hazme más consciente de Tu presencia y ayúdame a mantenerme fiel a Ti. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Salmo 42:1-2a, Como ansía el venado las corrientes de las aguas, así te ansía a ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo.(RVA-2015)

Salmo 36:7-9, ¡cuán precioso, oh Dios, es tu gran amor! Todo ser humano halla refugio a la sombra de tus alas. Se sacian de la abundancia de tu casa; les das a beber de tu río de deleites. Porque en ti está la fuente de la vida, y en tu luz podemos ver la luz. (NVI)

Recursos Adicionales

Para obtener una guía llena de esperanza para superar los sentimientos de confusión, incertidumbre o incluso desesperación, obtén una copia del libro de Kat Armstrong, The In-Between Place: Where Jesus Changes My Story.

Conectate

Compartir nuestras luchas en comunidades auténticas es una de las formas más efectivas de permanecer fieles a Cristo cuando nos sentimos agotadas. Es por eso que Kat Armstrong co-fundó The Polished Network para servir y apoyar a las mujeres que navegan por la fe y el trabajo. Conéctate con otras mujeres a través de la oración y recursos digitales gratuitos centrados en las Escrituras.

Reflexiona y responde

¿Qué área de tu vida te deja sintiéndote agotada? ¿Qué aspecto de tu vida se vería diferente si permitieras que el Espíritu Santo llenara esa área? Déjanos saber en los comentarios.

© 2021 por Kat Armstrong. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a HarpeCollins Christian Publishing por su patrocinio de la devoción de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!