Devocionales

¿A quién podrías incluir hoy?

19 de enero de 2021
Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz. Filipenses‬ 1:2‬ (NVI‬)‬‬

Cada tarde, camino hasta nuestro buzón. Normalmente, está lleno de propaganda. Sin embargo, de vez en cuando, encuentro un sobre que deleita mi corazón y me hace caminar con brío. ¿Qué es este objeto que brinda tanta alegría? Una nota escrita a mano.

Hoy en día, tendemos a comunicarnos por correo electrónico, textos o mensajes directos en las redes sociales, normalmente nos sumerge en el tema en cuestión. Pero una carta a la antigua comienza primero con un saludo sincero. (¡Aún recuerdo haber escrito posibles “saludos” para una carta amistosa en mi clase de escritura de séptimo grado!)

En el versículo clave de hoy, el apóstol Pablo, autor de Filipenses, utilizó dos palabras de bienvenida en su saludo, “Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz (Filipenses 1:2).

Podría parecer como si estuviera simplemente eligiendo dos saludos amistosos de una lista que había aprendido en su clase de escritura de séptimo grado. Sin embargo, si profundizamos un poco más, descubrimos que su saludo era en realidad bastante estratégico. Buscaba ser inclusivo en una sociedad que a menudo estaba dividida.

En esa cultura antigua, el término gracia se utilizaba habitualmente cuando se saludaba a un gentil — cualquiera que no fuera de origen judío. La palabra griega para gracia es charis y significa gozo, placer, belleza y brillo. 

Por otro lado, la palabra paz, se utilizaba típicamente cuando se dirigía a una audiencia judía. La palabra original es eirene. Este tipo de paz no es sólo una que está libre de circunstancias problemáticas; significa bienestar total y completo. El cuerpo de la iglesia filipense iba a estar compuesto por judíos y no judíos. Pablo inmediatamente incluye a ambos grupos.

La ciudad de Filipos estaba habitada en gran parte por no judíos — tanto griegos como romanos — y aunque el idioma oficial era el latín, la mayoría de la gente hablaba griego. Utilizando las palabras gracia y paz en su saludo inicial, Pablo dice sutilmente lo que se dice abiertamente en otras partes de las Escrituras, “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (Gálatas‬ 3:28‬, NVI)

La iglesia filipense era diversa también en otros aspectos. Contenía personas de diferentes estatus socioeconómicos. Además, el reconocimiento de Pablo — y su amistad — con una mujer llamada Lidia fue una declaración audaz de la inclusión de género del evangelio en una cultura en la que las mujeres eran a menudo ignoradas y marginadas. (Lee más sobre Lidia en Hechos 16).

Descubrir  el deseo de Pablo de ser inclusivo, como lo fue Jesús, nos hace reflexionar si nosotras también perseguimos tener relaciones diversas. ¿Podría una ojeada rápida a las listas de contactos de nuestros teléfonos mostrar que somos amigas sólo de aquellas que se ven y viven de manera muy parecida a nosotras? ¿O veríamos a gente de diversos colores o etnias y de diferentes clases sociales? 

Me encanta cómo Pablo se dirigió a todos en su saludo, incluso a aquellos que no conocía tan bien o con los que no tenía tanto en común. Por más atrevido que sea, tal vez el Señor te está llamando a desplazarte por la lista de tus amistades en Facebook, la lista de contactos de tu teléfono o tus conexiones de Instagram y contactar a aquellas con las que has perdido la comunicación, con quien no te has presentado formalmente o con quien te resulta intimidante hablar. Desafíate a ti misma a elegir a aquellas con las que normalmente no te harías amiga en la vida real — aquellas que no se ven o viven como tú. Puede que le alegres el día a alguien, de la misma manera en que estoy segura que tanto judío como gentil, hombre y mujer, sintieron al escuchar las palabras amables de Pablo al principio de la carta.

¿Cómo puede el Señor estar indicándote a ser más inclusiva hoy? Sigamos el ejemplo de Pablo y con amor busquemos relaciones diversas, mostrando el Evangelio a través de la forma en que lo hacemos.

Padre, ayúdame a descubrir formas de alcanzar a otras que no se ven ni viven como yo. Quiero mostrar Tu amor incondicional a los demás, sin importar su etnia, nivel de ingresos, raza o género. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Romanos 2:11, Porque con Dios no hay favoritismos. (NVI)

Recursos Adicionales

¿Quieres leer más de la autora de hoy, Karen Ehman? ¡Obtén hoy tu copia de su libro, Escucha. Ama. Repite.! En una cultura saturada y obsesionada con sí misma, Escucha. Ama. Repite. inspira a los lectores a acoger la vida al revés encontrando el verdadero gozo a través de actos intencionales de bondad. Proporcionando consejos prácticos y aliento, Karen Ehman nos inspira a vivir alerta y a estar atentas en las conversaciones con los demás para encontrar indicios de la bondad que podríamos mostrarles.

Conectate

¡Queremos incluirte en lo que estamos haciendo en Proverbs 31 Ministries! Si tienes experiencia en traducción y estás interesada en buscar un cargo en nuestro equipo de voluntarias de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud. ¡Estamos entusiasmadas por saber de ti!

Reflexiona y responde

¿Hay alguien en quien puedas pensar que sea de una raza, nacionalidad o nivel económico diferente al tuyo y que Dios te esté instando a contactar? ¿Cuál es una acción que puedes hacer para mostrarle amor y afecto?

¡Nos encantaría saber de ti! Comparte tus pensamientos en los comentarios.

© 2021 by Karen Ehman. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!