Devocionales

Es tan fácil desviarse

16 de junio de 2021
Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos. Hebreos 2:1 (NBLA)

Cuando era niña, conocía sobre el desviarse. Mi papá me hizo hincapié en los peligros de ello. Todos los años, cuando estaba creciendo, mi papá y mi mamá nos llevaban a los hijos a un viaje anual a la playa de Umina, a solo una hora en coche al norte de Sydney, donde vivíamos. Era una escapada que todos esperábamos con ansias... pero ir de vacaciones de verano también significaba nadar contra una fuerte contracorriente.

Sabiendo que podíamos ser arrastrados al mar, mi papá nos instruía todos los años sobre los peligros de la corriente submarina y qué hacer si nos sentíamos arrastrados hacia abajo o lejos de la orilla.

Luego, una vez que estábamos en la playa, él tenía una rutina para mantenernos a salvo. Colocaba una sombrilla en la arena, siempre tan vívida, que estaba segura de que todos en la playa sabían que éramos griegos.

Después de que papá colocara la sombrilla, caminaba por la playa a una distancia corta y simplemente hacía una bandera con una toalla de playa de colores igualmente brillantes y un poste, colocándola de pie en la arena. No había duda de la obra de arte de papá, incluso desde muy lejos en el agua. Pero ese era el punto.

Antes de dejarnos correr hacia el oleaje, nos reunía para escuchar sus instrucciones: «La corriente es muy fuerte hoy, así que cuando estén en el agua, necesito que miren hacia arriba de vez en cuando y revisen sus indicadores. Ahí está la sombrilla y ahí está la toalla. Asegúrense de estar en medio de los dos. Si se encuentran fuera de los indicadores, diríjanse a la orilla y regresen caminando. Si miran hacia arriba de vez en cuando y revisan sus indicadores, estarán bien».

El escritor de Hebreos también sabía algo sobre el desviarse. Hebreos 2:1 dice: “Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos”. El escritor nos hablaba a todas, sabiendo que cualquiera de nosotras en cualquier etapa de la vida podríamos encontrarnos en un lugar en el que nunca queríamos estar.

No solo había escuchado palabras de advertencia como éstas de mi padre, sino también de mi madre. Aprendí a hablar griego antes de hablar inglés, y mi madre siempre nos hablaba en griego. Cuando quería hacernos entender algo a mis dos hermanos y a mí, usaba las mismas palabras que usa el escritor de Hebreos: perissoteros prosechein.

Cuando pronunciaba estas palabras, su tono era urgente e instructivo: nos estaba diciendo que tuviéramos cuidado y prestáramos más atención, generalmente a algo crítico para nuestro bienestar.

Perissoteros prosechein. «Presta más atención», dijo el escritor de Hebreos.

¿Por qué? No sea que te desvíes. Es como si el escritor supiera que cuanto más nos familiarizamos, menos atención prestaríamos a Dios, a Su Palabra y a Sus caminos. Cuanto más aprendamos, es más probable que lo demos todo por sentado y perdamos el asombro de nuestra salvación.

Mi papá no solo sabía lo fácil que era desviarse, sino que también sabía que existía un peligro aún mayor si lo hacíamos.

No importa cuán buenos nadadores fuéramos los hijos, no importa cuán seguros, cuán fuertes, cuán conocedores fuéramos del mar y sus corrientes, si nos desviábamos demasiado lejos, entonces ahogarnos era la verdadera amenaza. Papá sabía que uno podía conducir al otro, así que primero hizo todo lo posible para evitar que nos desviáramos.

El escritor de Hebreos también lo sabía.

Presta atención.

No sea que te desvies.

Cuando comenzamos a desviarnos en cualquier área de nuestras vidas, es sutil. Apenas perceptible. Difícilmente detectable. No es un paso deliberado que damos, sino más bien un deslizamiento gradual. No nos desviamos porque no somos fuertes o no hemos caminado con Cristo durante muchos años. Solo pasa.

Pero una vez que pasa, si no miramos hacia arriba y revisamos nuestros indicadores, seremos llevados a lugares a los que nunca quisimos ir: emocional, física, relacional o espiritualmente. No hay ningún aspecto de nuestras vidas que sea inmune a la desviación y ninguna persona que no sea propensa a desviarse.

Pero afortunadamente, tenemos un Salvador que comprende nuestra tendencia a desviarnos porque experimentó la contracorriente de la humanidad. (Hebreos 2:18) Tenemos un Espíritu Santo dentro de nosotras que susurra advertencias cuando comenzamos a desviarnos. (Juan 14:26) Y tenemos un Padre celestial que nos ama, quiere lo mejor para nosotras y está de pie en la orilla, con los brazos abiertos, listo para que regresemos corriendo a casa.

Padre Celestial, ayúdame a prestar mucha más atención. Ayúdame a mirar hacia arriba y comprobar mis indicadores, para que pueda localizar dónde podría estar desviándome en mi vida. Quiero mantenerme en el camino, sirviéndote, cumpliendo todo el propósito que tienes para mí. En el Nombre de Jesús, Amén

Como devocional  patrocinado, las siguientes dos secciones pueden contener enlaces a contenido solo en inglés.

 

Recomendamos

Para obtener más información sobre las formas en que podemos dejar de desviarnos y acercarnos más a Dios, puedes obtener una copia del último libro de Christine Caine, How Did I Get Here?

Conéctate

Para obtener más información de Christine Caine, incluso su inspiración diaria en tu correo electrónico, visita ChristineCaine.com. Puedes escuchar su podcast, Equip & Empower With Christine Caine, ver su programa de televisión en TBN, Equip & Empower o visitar su YouTube Channel. Encuéntrala en Facebook e Instagram @ChristineCaine.

Profundicemos

Hebreos 6:19-20, Tenemos como ancla del alma, una esperanza segura y firme, y que penetra hasta detrás del velo, adonde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho, según el orden de Melquisedec, Sumo Sacerdote para siempre. (NBLA)

¿Qué puedes hacer hoy para dejar de desviarte en un área que has identificado?

© 2021 por Christine Caine. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Thomas Nelson Publishers and Nelson Books por su patrocinio de la devoción de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!