Devocionales

Cómo manejar el ajetreo de la vida

6 de enero de 2022
Pero yo he confiado en ti, oh SEÑOR. He dicho: "Tú eres mi Dios; en tus manos están mis tiempos". Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores. Salmo 31:14-15 (RVA-2015)

Me preparé un plato de zanahorias crudas y hummus de pimientos rojos y me senté en la mesa de la cocina con la laptop y el teléfono. Esperaba pasar un tiempo sin interrupciones, tanto para ponerme al día con los correos electrónicos como para hacer mi lista de la compra en una nueva aplicación que había descargado.

Justo cuando abrí mi bandeja de entrada, apareció un nuevo correo electrónico. Era de uno de mis hijos, que quería saber si podía ayudarle con una carta importante que tenía que escribir.

Mientras respondía, de repente sonó mi teléfono. Era una amiga que llamaba para preguntarme si podía ser voluntaria para un evento de la comunidad que iba a tener lugar en unas semanas. Una vez que me tomé el tiempo de responder a ambos, volví a las tareas que tenía entre manos.

Tras apenas 10 minutos, fui interrumpida por tercera vez. Esta vez por un golpe en la puerta. Allí estaba una vecina mayor que quería charlar un rato. Aunque quería darle la bienvenida y entablar una conversación, ya que sabía que a menudo se sentía sola, me sentí tirada en dos direcciones. Sentía que mi atención y mi tiempo se lo disputaban tanto mis proyectos como mi gente.

Como mujeres, aunque estos dos componentes son distintos y la forma en que se combinan en cada una de nuestras vidas es única, todas tenemos que aprender a gestionar la tensión entre nuestras relaciones y nuestras responsabilidades. Todos los días nos enfrentamos a decisiones que afectan a cómo y con quién pasamos nuestro tiempo. Y si no somos deliberadas a la hora de priorizar nuestro tiempo, hay muchos otros allá afuera encantados de tachar nuestras agendas por nosotras.

Esta presión puede hacer que nos sintamos perseguidas por los asuntos añadidos en nuestras agendas o tentadas a dejar en segundo plano nuestras relaciones más importantes.

En el Salmo 31, el autor, David, se encontró perseguido, probablemente huyendo de Saúl, mientras escribía sus palabras. A veces, David escapaba por poco de su perseguidor, y otras veces, se escondía en el desierto. En el Salmo 31:14-15, le vemos declarar: “Pero yo he confiado en ti, oh SEÑOR. He dicho: “Tú eres mi Dios; en tus manos están mis tiempos”. Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores. (RVA-2015)

Ciertamente, hoy no nos escondemos en el desierto, tratando de dar esquinazo a nuestros enemigos. Sin embargo, hay momentos en los que sí nos sentimos presionadas y perseguidas: por quienes quieren que pasemos nuestro tiempo como ellos desean o por esos proyectos que esperan y que llaman nuestro nombre.

Durante su confusión física y emocional, David declaró con valentía su confianza en el Señor. A raíz de esto, añadió: “en tus manos están mis tiempos” (v. 15). La palabra hebrea para “tiempo” que se escribió originalmente en el texto es la palabra “eth”. Significa tiempo en la forma en que lo concebimos hoy en día, como un periodo o duración de tiempo. Sin embargo, también puede significar nuestras circunstancias o temporadas.

¿Estás en una temporada de ajetreo debido a tus proyectos o responsabilidades urgentes? ¿O tus circunstancias perturbadoras son el resultado de la presión que otros ejercen sobre ti para que pases tu tiempo como ellos quieren? Si tenemos problemas para gestionar nuestras funciones y responsabilidades, podemos hacernos eco de las palabras de David. Pongamos nuestra confianza en Dios para que nos ayude a ordenar nuestros días. Podemos orar pidiendo discernimiento para saber cómo y dónde pasar nuestro tiempo para no eludir nuestras obligaciones ni descuidar a las personas con las que Dios desea que pasemos tiempo.

Tu gente. Tus proyectos. El ajetreo de la vida es díficil. La ayuda que recibirás del Señor te brindará orden. Te capacitará para gestionar la tensión entre ambos, y entonces navegarás por tus días con confianza.

Padre, por favor ayúdame a ordenar mis diversos roles y relaciones, asegurándome de buscar Tu ayuda para saber cómo y con quién pasar mi tiempo. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿Te sientes abrumada, agotada y arrastrada en demasiadas direcciones por las necesidades de los demás? Si te gustaría tener un poco más de libertad y margen en tu agenda diaria, el estudio bíblico de Karen Ehman When Making Others Happy Is Making You Miserable es para ti. Con honestidad y sabiduría práctica, Karen explora a través de seis sesiones por qué caemos en comportamientos de complacencia con la gente y ofrece consejos para que podamos salir a la libertad a la que Dios nos ha llamado. Porque la verdad es que no podemos cumplir nuestro propósito divino si estamos demasiado ocupados viviendo el de los demás. ¡Cómpralo hoy aquí!

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

Proverbios16:9, El corazón del hombre traza su camino, pero el SEÑOR dirige sus pasos. (RVR-2015)

Cuando se trata de establecer tu horario, ¿dirías que buscas intencionadamente al Señor, o tiendes a ceder a la presión de los demás para pasar tu tiempo como ellos desean?

¿Qué acción tomarías para ofrecer a Dios el proceso de Su dirección?

¡Nos encantaría saber de ti! ¡Comparte tus pensamientos en los comentarios!

© 2021 por Karen Ehman. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!