Devocionales

Nuestro Padre está de camino

11 de enero de 2022
Antes que ellos me llamen, yo les responderé; antes que terminen de hablar, yo los escucharé. Isaías 65:24 (DHH)

El 17 de junio de 1996, una hermosa niña de ojos marrones llegó a mi vida, cuando nació nuestra hija Presley. Y después, el 22 de agosto de 2000, nació nuestro hijo Jeremiah.

“Papá” es una palabra poderosa. En el mejor de los casos, la palabra describe al hombre a quien recurres buscando amor, valor y sabiduría. Sin embargo, muchos de nosotros no recibimos ese ideal de nuestros padres terrenales. De hecho, en su lugar, quizás algunos de nosotros encontramos odio y temor en nuestros padres terrenales.

Aunque cuando me convertí en padre, sentí una mezcla de felicidad y temor.
¿Podré proteger a mis hijos de este mundo caído?
¿Seré alguien hacía quien corran o alguien de quien huyan?

Cuando Jeremiah tenía unos 3 años, comenzó a tener pesadillas que lo hacían despertar llorando. Como su padre, quería protegerlo y consolarlo. Quería que él supiera que estaba seguro en mis brazos.

Un amigo nos invitó a quedarnos en su cabaña en las montañas de Carolina del Norte. Mi esposa Vicki y yo dormimos en la habitación principal, mientras que los niños dormían en otra habitación. Tarde una noche, Jeremiah soltó un grito de terror. Al despertarme de un sueño profundo, salté de la cama, corrí a su cuarto y lo sostuve en mis brazos. Le aseguré, «Papá está aquí. Te tengo, hijo mío».

El sonido de su llanto me obligó a entrar en el modo de rescate. Cuando mis hijos lloran, los escucho. Voy en camino.

Si esto es cierto de mí, un padre terrenal imperfecto, es enormemente más cierto para nuestro Padre celestial.

Cuando clamamos a Dios, como se nos instruye en el Padre Nuestro, que comienza con “Padre nuestro”, no estamos orando a una cosa lejana, distante y abstracta llamado “dios”. Estamos orando al Dios vivo, nuestro Padre “lleno de amor inagotable y fidelidad” (Salmo 86:15, NTV). Estamos clamando a nuestro Papá protector, quien está lleno de amor, valentía y sabiduría.

Y Su respuesta es siempre, «Papá está aquí. Te tengo».

Nuestro Padre celestial no es un padre irresponsable.
Él está cerca. (Salmo 145:18; Salmo 34:18; Santiago 4:8)
Él está presente. (Éxodo 33:14; Salmo 138:7; Mateo 28:20)
Su preocupación por nosotros alcanza nuestros problemas más grandes y detalles más pequeños (1 Pedro 5:7; Mateo 6:25-34; Filipenses 4:6-7).
Él escucha nuestros clamores antes de que digamos una palabra. (Salmo 34:17; 1 Juan 5:14-15; Isaías 65:24)

“Antes que ellos me llamen, yo les responderé; antes que terminen de hablar, yo los escucharé”. (Isaías 65:24)

Si tu padre terrenal es alguien que te ha causado un dolor tremendo, lo siento muchísimo. Pero, por favor, tienes que saber hoy que no importa qué clase de hombres son nuestros padres terrenales, nuestro Padre celestial llena todos los vacíos donde nuestros padres terrenales fallaron. Nuestro Padre celestial está esperando ansiosamente que lo llamemos, esperando venir a nuestro rescate.

Cuando clamamos a nuestro Padre en oración, descubrimos tres cosas:

  • La oración es el lugar secreto donde encontramos a Dios, que nos espera.
  • La oración es la puerta por la que entramos para descubrir el corazón de Dios de gracia infinita.
  • La oración es el hogar que siempre hemos querido, donde podemos meternos en el regazo de nuestro Padre y encontrar nuestro propósito.

¿Necesitas clamar a tu Padre hoy? ¿Deseas desesperadamente el rescate y Su presencia pacífica y protectora?

Hija, Él ya está en camino.

Padre, antes de que yo clamara Tu nombre, Tú ya estabas de camino. Tu amor y presencia silencian mis temores. En el Nombre de Jesús, Amén.

Recomendamos

A veces se siente como que Dios nos ha olvidado, o que no está de nuestro lado en un momento difícil. Sin embargo, sabemos que, como dice en el Salmo 145:18, “El SEÑOR está cerca de todos los que lo invocan, sí, de todos los que lo invocan de verdad”, que Dios siempre está cerca de nosotros en todas las circunstancias. En Nunca estás solo, Max Lucado, el pastor y autor más vendido del New York Times, te mostrará que eres más fuerte de lo que crees porque Dios está más cerca de lo que imaginas. Serás consolada por el Dios vivo, amoroso y hacedor de milagros, que ni lo pensarás dos veces antes de entrar en los matorrales espinosos de tu mundo para sacarte de allí. ¡Haz clic aquí para adquirir tu copia!

Conéctate

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

Profundicemos

Salmo 145:18, El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad. (LBLA)

Salmo 34:17Claman los justos, y el SEÑOR los oye, y los libra de todas sus angustias. (LBLA)

¿Es natural que pienses en Dios como tu Padre, o te resulta difícil? ¿Por qué?

Toma un momento y escribe una breve oración agradeciendo a Dios por ser tu Padre amoroso y presente. Comparte tus pensamientos en los comentarios.

© 2022 por Derwin L. Gray. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!