Devocionales

Lo que nos rompe el corazón no tiene por qué destruir nuestra vida

17 de febrero de 2022
El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Salmos 34:18 (NVI)

Si hay algo de lo que estoy segura, es de la angustia y la pérdida inevitables que enfrentaremos en esta vida. El tipo de devastación que no vemos venir, el tipo del que no estamos seguras si sobreviviremos.

Todas hemos orado desesperadamente pidiéndole a Dios, ¿me ves? ¿Por qué no intervienes? ¿No puedes ver cuánto me duele? Entiendo estas oraciones. Las he dejado salir de mis labios más veces de las que puedo contar.

Sí, cuando las expectativas de lo que pensabas que sería tu vida y la realidad que estás viviendo no coinciden, es desgarrador. Y la angustia que llevas hace que no solo sea difícil, sino casi imposible, encontrar la mano de Dios en medio de ella.

Solía pensar que tenía que forzar una sonrisa falsa y armarme de valor para continuar en medio de lo que me estaba rompiendo el corazón. Que tenía que mantenerlo todo bajo control y perfectamente en orden.

Pero no creo que eso sea lo que Dios quiere para nosotras en absoluto. Estoy más convencida que nunca de que Dios ve. Él sabe lo que está pasando. Él no se burlará de lo que otros puedan estar haciéndote. Y a Él le importa íntimamente cada detalle de lo que estás pasando.

Mira la esperanza que ofrece nuestro versículo clave de hoy: El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Salmos 34:18

Personalizando el lenguaje original de este versículo, podrías leerlo así: El Señor se acerca a la que tiene el corazón destrozado y la libra del dolor expuesto hacia la victoria.

Estoy aprendiendo que, a veces, cambiar el dolor por la victoria significa elegir ver lo que es en lugar de cegarse por lo que no es. Es una elección difícil en algunos momentos. Brutal, en realidad. Pero es una batalla que vale la pena pelear.

No tenemos que dejar que lo que nos rompe el corazón destruya nuestras vidas.

Esta ruptura de ti será la recreación de ti. Una nueva tú. Una tú más fuerte. Fortalecida no con el orgullo de la perfección sino con la dulce gracia de quien conoce una íntima cercanía con su Señor.

Él está cerca de ti a pesar de la aguda evidencia de tu corazón afligido. La ira. La profunda decepción y desilusión. Las preguntas de, ¿por qué tú, y por qué ahora? Las comparaciones que te hacen sentir que Dios ama más a otras personas. El llanto y los puñetazos en el volante. La vergüenza y la angustia. Todos estos son fragmentos de ser destrozadas.

Pero Dios no tiene miedo de tus bordes afilados que pueden parecer bastante riesgosos para los demás. Él no retrocede. Él se acerca. Su amor y gracia cubren tu dolor expuesto. Y paso a paso, te lleva a un nuevo lugar de victoria. El hoy es parte de ese proceso.

Así que hoy …

Dale gracias a Dios por el regalo de este día.

Disfruta hoy a pesar del desorden.

Recibe la bendición de este día.

Baila al menos una vez hoy.

Rellena los huecos con oración a lo largo del día.

Y recuerda que hay mucho más en esta vida increíble que la suma total de nuestras angustias.

Dios Padre, gracias por la forma en que ministras con ternura los lugares destrozados de mi corazón. Estoy tan agradecida de que puedas usar cada angustia en mi vida para bien. Elijo creer hoy que Tú me estás guiando a un lugar de fortaleza y victoria. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

Si bien no se puede negar que hay partes de nuestra historia que nos encantaría editar, ¿qué pasa si esas circunstancias son los ingredientes poco probables que Dios está usando para tejer juntos un bien mayor que nunca querríamos perder? Empieza a encontrar esperanza en medio de los capítulos más dolorosos de tu historia cuando ordenes el nuevo libro devocional de Lysa TerKeurst, Seeing Beautiful Again, aquí.

CONÉCTATE

Encuentra aliento de la vida real cuando te conectes con Lysa TerKeurst aquí en Instagram.

PROFUNDICEMOS

Santiago 4:8a, Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. (NVI)

Tómate un momento para reflexionar sobre el devocional de hoy. Cuando te sientas herida y quebrantada, recuerda que cuando nos acercamos a Dios, Él se acercará a nosotras. Cuando lo invitamos a acercarse, siempre acepta nuestra invitación. Escribe hoy una oración invitándolo a que se acerque en medio de lo que estás enfrentando. Déjanos un comentario.

© 2022 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!