Devocionales

Las promesas incumplidas

23 de marzo de 2022
Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer.¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice? Números 23:19 (NVI)

Confesión honesta: No he cumplido promesas. Tal vez tú también lo hayas hecho. Incluso cuando he deseado cumplir mi palabra, por una u otra razón, no lo hice o ¡simplemente no pude hacerlo!

Hace apenas dos días, una amiga me invitó a almorzar con ella. Le dije que una vez que atendiera algunos asuntos pendientes, le enviaría un mensaje de texto para confirmar, y lo olvidé por completo. A pesar de desear pasar tiempo con ella, mi propia culpa y olvido me impidieron cumplir la promesa que le hice a mi amiga.

Y no solo he tenido una buena dosis de promesas incumplidas, sino que también me han fallado.

Ha habido ocasiones en las que pensé que Dios me estaba prometiendo algo cuando no era así. A veces, amigas con las mejores intenciones pueden proclamar promesas que Dios nunca hizo.

Como prometer que, si eres fiel, te dará un marido.
O si eres buena para con los niños, debe significar que tendrás un hijo biológico.
O si pones a Dios primero, entonces tendrás un matrimonio fabuloso, sin tiempos difíciles.

A veces culpamos a Dios por no cumplir una promesa que nunca prometió. El familiarizarnos con Su Palabra nos ayuda a saber lo que Él promete cumplir. El objetivo de las promesas de Dios es hacernos santas; no es satisfacer nuestro deseo de que todos nuestros anhelos cristianos se hagan realidad.

Podemos consolarnos en el carácter de Dios. Esto es lo que sabemos que es verdad: Yahvé es santo. Él no es como nosotras: nunca olvida una promesa que hizo. Él es inmutable, y es imposible que Él mienta (Hebreos 6:18). Cuando Él hace una declaración o juramento, siempre lo cumple. Él nunca dice «¡ups!» y Él nunca tiene que retractarse de lo que dijo porque Su “sí” es “sí” y Su “no” es “no”. Como dice nuestro versículo clave, Dios no es un ser humano para que cambie de opinión:

Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer. ¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice? (Números 23:19)

Cuando entendemos las declaraciones condicionales e incondicionales de Dios, entendemos mejor los versículos que parecen preguntar si Dios ha cambiado. Dios no cambia, pero sí responde favorablemente a las personas que se le acercan con humildad.

Si una persona o personas marcadas para juicio responden con arrepentimiento, Dios responde con misericordia porque así es Él. Devolver misericordia a la vista de la humildad es lo que Él hace. (Miqueas 7:18)

Por lo tanto, “¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice?” (Números 23:19b-c). Sabemos que estas son preguntas retóricas porque la respuesta es: ¡Claro que no! ¡Dios nunca hará una promesa que no cumplirá! Él cumplirá todo lo que dijo. Él no puede mentir porque Él es la Verdad.

Y la mejor noticia de todas, amiga, es que todas las promesas de Dios encuentran su cumplimiento en Cristo Jesús (2 Corintios 1:20). Él es la Promesa que literalmente fue quebrantada por nosotras, para mostrar que Dios simplemente no rompe ninguna de Sus promesas.

Padre celestial, gracias por enviar a Jesús, la Promesa. Por la fe en Su crucifixión y resurrección, me has unido a Ti. Ayúdame a creer que todo lo que has dicho sobre mí es para mi bien. Ayúdame a saber que Tú cumplirás todo lo que dijiste en Tus Escrituras. Por favor, dame un corazón para acudir a Ti en arrepentimiento y encontrar aliento en Cristo. Líbrame de dejarme llevar por promesas falsas. En cambio, ayúdame a aferrarme a Tu Verdad. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿Te interesa descubrir más de las promesas de Dios para nosotras? ¿Te preguntas cómo puedes ver a Jesús a lo largo del Antiguo Testamento? Pues amiga, tenemos un estudio justo para ti. En Jesús en el Antiguo Testamento, descubre cómo Jesús nunca está ausente en las páginas de las Escrituras y ciertamente no está ausente en las páginas de nuestras historias. De principio a fin, Él está ahí. Explora a través de las muchas páginas y las verdades dentro de las Escrituras, y experimenta la presencia constante de Dios en tu historia. Haz clic aquí para obtener tu copia.

CONÉCTATE

Si en estos momentos estás atravesando una temporada difícil, puedes encontrar consuelo en nuestro Muro de oración. Este es un lugar donde tus peticiones de oración pueden ser publicadas y luego puestas en oración por otras. Comparte tus propias peticiones y ora por otras en el Muro de oración aquí.

PROFUNDICEMOS

¿Te sientes ansiosa por un hijo que se está alejando de Dios? Filipenses 4:6 dice: No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias (NVI).

¿Estás sola y aislada? Deuteronomio 31:8 dice: El SEÑOR mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes» (NVI).

¿Estás cansada y fatigada en tu rol como madre? Hebreos 12:3 dice: consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo (NVI).

¿Estás luchando con el temor? 2 Timoteo 1:7 dice: Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio (NVI).

¡Nos encantaría saber de ti! Comparte a qué promesa bíblica te aferras hoy en los comentarios.

© 2022 por Blair Linne. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!