Devocionales

Viviendo una vida de plenitud santa

28 de marzo de 2022
El SEÑOR es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares agradables; En verdad es hermosa la herencia que me ha tocado. Salmo 16:5-6 (NBLA)

Hace algunos años, mientras los días de invierno se volvían más cortos y más fríos, me encontré como si estuviera perdiendo mi ancla.

Es posible que conozcas la sensación: lentamente estaba regresando a viejos comportamientos que, en el pasado, me habían llevado al agotamiento. Surgieron oportunidades emocionantes que no podía dejar pasar. Los patrones perfeccionistas del pasado comenzaron a resurgir y empecé a trabajar más que nunca.

Mientras arrullaba a mi bebé de 16 meses para que durmiera, alcancé a ver una parte de la manta que colgaba sobre su librero, impreso con una interpretación de Ester 4:14 que decía: “Quizás, fuiste creada para un momento como este”.

Justo entonces, la presión que se había estado acumulando, me hizo sentir como si me tragara por completo. No tenía opción: no podía fallar.

En ese momento me sentía inmensamente bendecida. Pero estaba cansada. Dependía de la adrenalina para seguir adelante. Y no tenía ni idea de lo desubicada que estaría. Oré para poder encontrar una manera de descansar, desconectarme de las presiones del trabajo y estar más presente para mi familia.

Quizás tú también te encuentres así hoy, apenas colgando de un hilo. No sólo te estás esforzando para conseguir esa oportunidad y tomar la siguiente decisión correcta, sino que también estás abrumada con la tensión de impresionar a tu jefe, ser la mejor compañera para tu esposo, mantener llenos los vasos de jugo de tus hijos y sus pañales cambiados, proveer servicios de excelencia a tus clientes, recordar no dejar afuera al perro en la lluvia, mantenerte en contacto con tu mejor amiga de la secundaria, servir en la iglesia, y contestar los mensajes de tu mamá.

¿Y si te dijera que es posible? Puedes empezar a vivir una vida de paz, sencillez, libertad y abundancia. Libre de la presión de fracasar, de no considerar oportunidades, de fallar la primera vez o de sentir el temido pavor de perderse de algo. ¿Y si la vida pudiera sentirse justo como esa palabra de la que nadie habla? Ya sabes, “fácil”.

Todo empieza por trazar la línea: fijar límites en todas y cada una de las grietas de nuestras vidas. La alineación nace de conocer nuestros propios límites y resguardarlos ferozmente. Permitir que cualquier cosa cruce esas líneas te inhibirá de vivir la vida que Dios te ha dado, una vida de plenitud santa.

Mientras sostenía a mi bebé mientras dormía, cerré mis ojos para inhalar este pasaje y calmar los latidos de mi corazón:

El Señor es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares agradables; En verdad es hermosa la herencia que me ha tocado.

Bendeciré al Señor que me aconseja; En verdad, en las noches mi corazón me instruye. Al Señor he puesto continuamente delante de mí; Porque está a mi diestra, permaneceré firme.

Por tanto, mi corazón se alegra y mi alma se regocija; También mi carne morará segura, Porque Tú no abandonarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que Tu Santo sufra corrupción.

Me darás a conocer la senda de la vida; En Tu presencia hay plenitud de gozo; En Tu diestra hay deleites para siempre (Salmo 16:5-11, NBLA).

Creo que esta es la definición de Dios de fijar el límite: mantenernos firmes en nuestros límites y entrar en las vidas alineadas que Él tiene disponibles para nosotras.

Se ve así: establecer nuestros límites en lugares agradables, una confianza en la gran provisión de Dios, una raya espiritual conectando nuestros corazones con la Verdad de Dios, una fe inquebrantable, seguridad en Su plan y en el camino que Él ha puesto delante de nosotras, plenitud, gozo, e incluso más de lo que podríamos imaginar.

¿Qué tan hermoso es eso? ¿Acaso no es esta la mejor representación de la promesa de Dios para ti cuando la buscas?

Si, como yo, te preguntas cuándo sabrás si estás alineada con el propósito de Dios para ti, este es el secreto, amiga: sabrás al 100% que estás alineada cuando, incluso si la vida es difícil o devastadora, tu esperanza en Jesús no se sacude. Tú sabes, que a pesar del dolor, la pérdida, la incertidumbre o lo que sea que estás enfrentando, Él no se ha apartado de tu lado ni por un minuto.

Quizás quieras tirar la toalla y dudar de Su plan, pero sabes que a su debido tiempo estarás bien. Y si no estás bien… Dios aún no ha terminado de obrar.

Querido Padre celestial, hoy vengo a Ti buscando discernimiento. Ayúdame a priorizar  mi tiempo devocional contigo durante mi día. Ayúdame a apagar el ruido cuando sea tentada a ocupar mi tiempo con otro podcast, otra canción u otra opinión. Ayúdame a encontrar paz en la quietud para volverme más sensible a Tu guía y a lo que Tú ves como lo mejor para mí. Confío en que Tú me ayudarás a discernir qué próximos pasos están mejor alineados con mi carrera, mi familia y mis amistades.  En el Nombre de Jesús, Amén.

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recomendamos

Si estás anhelando una conexión más profunda, fe y felicidad en un mundo que celebra el ajetreo y los logros a costa de nuestra cordura, entonces dale un buen vistazo al libro más reciente de Kate Crocco, Drawing the line: how to achieve more peace and less burnout in your life.

Conéctate

Para más inspiración y consejos útiles, conéctate con Kate en katecrocco.com o encuéntrala en Instagram @katecrocco.

Profundicemos

Miqueas 7:7, Pero yo pondré mis ojos en el SEÑOR, Esperaré en el Dios de mi salvación. Mi Dios me oirá. (NBLA)

¿En qué área de tu vida te sientes al borde del agotamiento? ¿Qué límite puedes implementar hoy para brindar algo de paz? Toma un momento para orar a Dios para que te ayude a alinear tu vida con Sus buenos propósitos para ti. Nos encantaría que compartieras con nosotras algo de tus reflexiones en los comentarios.

© 2022 por Kate Crocco. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!