Devocionales

Recordando la bondad de Dios para no sentir temor

13 de mayo de 2022
Porque yo soy el SEÑOR tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: “No temas, yo te ayudaré”. Isaías 41:13 (NBLA)

Mis dedos temblaban mientras marcaba el número de mi esposo.

«¿Hola?»

«Se lo han llevado de nuevo», dije enseguida. «Se lo han llevado, y lo van a llevar a casa de unos desconocidos, y unos desconocidos lo van a adoptar, y nunca, jamás lo vamos a volver a ver. ¡Y yo NO estoy bien!».

Si me imaginaste caminando en círculos por mi cocina, llorando y jadeando entre cada palabra, estarías en lo correcto.

La respuesta de mi esposo, a través de su propia comprensión dolorosa de que nuestro amado ex hijo adoptivo podría ser colocado en otro lugar, fue la siguiente: «Jamie, Dios es bueno. Y todo lo que hace es bueno».

Al colgar, lo repetí como un mantra mientras seguía dando vueltas por mi cocina. Dios, Tú eres bueno, y todo lo que haces es bueno. Dios, Tú eres bueno, y todo lo que haces es bueno. Dios, Tú eres bueno…

Siento temor cuando defino quién es Dios por lo que veo, en lugar de definir lo que veo por quién es Dios. ¿Y quién es Él?

Dios es omnipresente, está en todas partes todo el tiempo.
Dios es omnisciente, lo sabe todo en todos los tiempos.
Dios es omnipotente, tiene todo el poder necesario para cualquier cosa.

Dios es soberano, perfectamente en control de cada persona, lugar y cosa.
Dios es inmutable, nunca cambia, porque es perfecto y nunca será más perfecto ni menos perfecto.
Dios es eterno, existe desde siempre en el pasado hasta siempre en el futuro.

Dios es santo, perfecto y puro, separado y diferente a su creación.
Dios es sabio. Dios es justo. Dios es bueno. Dios es misericordioso. Dios es amor.

Estas son verdades reales sobre el Dios real que está involucrado en cada parte de nuestras vidas. No son clichés ni citas de placa. Son los factores más determinantes de nuestros destinos, las fuerzas más decisivas en nuestras vidas y en las de nuestros seres amados. Y son la razón por la que podemos confiar en Él.

Así, en medio del temor, puedo hablar con confianza en quien es Él: “El día en que temo, Yo en Ti confío” (Salmos 56:3, NBLA).

A lo largo de las Escrituras, cuando se le dice al pueblo de Dios que no tenga temor, se le dice algo más junto con eso. Una verdad importante, una promesa hermosa o una visión general del carácter de Dios:

  • “…«No temas … Yo soy tu escudo…” (Génesis 15:1, NBLA).
  • “…No temas, porque Yo estoy contigo. Y te bendeciré…” (Génesis 26:24b, NBLA).
  • “…«No teman; estén firmes y vean la salvación que el SEÑOR hará hoy por ustedes” (Éxodo 14:13a, NBLA).
  • “No les teman, porque el SEÑOR su Dios es el que pelea por ustedes”” (Deuteronomio 3:22, NBLA).
  • “…“No temas, Yo te ayudaré”” (Isaías 41:13, NBLA).
  • “…«No temas, porque Yo te he redimido…” (Isaías 43:1, NBLA).

No es sólo que no deberíamos tener miedo. Es que no es necesario tener miedo.

El temor es una especie de olvido, un enfoque en el "qué" en lugar del “quién". Una amnesia de lo bueno que es Dios y de lo que siempre ha sido y promete siempre ser. Miramos a Dios con acusación preocupante: pero ¿cómo puedo saber que lo harás de nuevo?

Si el temor es el olvido, el antídoto contra el temor es recordar. Recordar la fidelidad de Dios, el carácter de Dios y las promesas de Dios.

Padre celestial, Tú eres todo lo que necesitamos y más. Ayúdame a aferrarme a la esperanza y a confiar en Tu bondad incluso cuando la vida me abruma. Que siempre busque Tu bondad y que recuerde Tu amor en tiempos de confusión y en tiempos de alegría. Gracias por todo lo que eres. En el Nombre de Jesús, Amén.

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recomendamos

Para obtener aliento, ayuda y un poco de humor en todo lo relacionado con el sistema de cuidado temporal, conectate con Jamie C. Finn o adquiere un ejemplar de su nuevo libro, Foster the Family: Encouragement, Hope, and Practical Help for the Christian Foster Parent.

Profundicemos

Deuteronomio 3:22, No les teman, porque el SEÑOR su Dios es el que pelea por ustedes”. (NBLA)

¿Cómo te ves tentada a definir quién es Dios por lo que ves, en lugar de definir lo que ves por quién es Dios? ¿Cómo cambiaría tu perspectiva con una visión precisa del carácter de Dios?

¿Qué verdad reconfortante de quién es Dios: Su carácter, fidelidad, promesas, puedes recordar a modo de encontrar la confianza para “no temer” en medio de algo aterrador?

¡Nos encantaría saber de ti en los comentarios!

© 2022 por Jamie C. Finn. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Baker Publishing Group por patrocinar el devocional de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!