Devocionales

Lo bueno de la sala de espera

7 de julio de 2022
Espera en el SEÑOR. Esfuérzate y aliéntese tu corazón. ¡Sí, espera en el SEÑOR! Salmo 27:14 (RVA-2015)

Allí me encontraba, en otra sala de espera, mientras esperábamos la consulta con otro médico. Nuestra hija adolescente se había estado desmayando casi todos los días y nadie podía entender por qué.

Después de muchos meses, parecía que nuestro tiempo en la sala de espera estaba llegando a su fin. Los médicos habían determinado que sus desmayos eran causados por un trastorno neurológico. El diagnóstico fue una respuesta a la oración, y estábamos agradecidos con Dios.

Lamentablemente, los desmayos continuaron. Y debido a esto, nuestra espera no terminó.

En cambio, entramos en otra sala de espera diferente. Esperábamos que Dios trajera la sanidad completa. Esperábamos que Dios detuviera la espiral de depresión en la que había caído nuestra hija. Estábamos atrapados en una sala de espera que parecía no tener salida.

Esa temporada larga de espera fue dolorosa y aislante, pero parece que esas temporadas son simplemente parte de la vida.

Piensa por un momento en las horas que pasamos esperando cada semana. A veces, esperamos por cosas pequeñas: que el semáforo se ponga en verde, que se emita el próximo episodio, que se prepare el café, que la fila de seguridad del aeropuerto avance más rápidamente.

A veces, la espera es insoportable y desconcertante, como cuando esperas que Dios sane a alguien a quien amas.

Supongo que tú también estás esperando algo: una cura para el cáncer, que se revise una solicitud de empleo, que termine ese silencio incómodo, que finalmente se pronuncien las palabras «te perdono».

Si eres como yo, quieres superar los tiempos difíciles, pero en cambio, te encuentras paralizada en una sala de espera a kilómetros de donde quieres estar.

Esperar puede sentirse como una debilidad, especialmente en una cultura que otorga un gran valor a hacer que las cosas sucedan rápidamente.

Pero el esperar no es una debilidad.

En realidad, es fortificante. ¡Es, empoderador! Algo milagroso sucede mientras esperamos.

Así es como lo sé:

Espera en el SEÑOR … aliéntese tu corazón (Salmo 27:14).

¡Dios está fortaleciendo nuestros corazones mientras esperamos!

Cuando me encontré con ese versículo, me dio el valor de esperar en Dios.

Ahora, después de tres años largos, estamos viendo el fruto que creció en la sala de espera.

Seguimos esperando por muchas cosas, pero tenemos mucho que agradecer. Los desmayos de nuestra hija se han reducido al mínimo. Ella está recibiendo tratamiento para la depresión. Y esta es mi parte favorita: comparte su historia públicamente con adolescentes y sus padres porque quiere que sepan que Dios es bueno todo el tiempo.

Su historia es un ejemplo de belleza de las cenizas, que no podría haberse escrito en ningún otro lugar que no fuera la sala de espera.

 

Cuando miro hacia atrás, veo cómo Dios fortaleció nuestros corazones. Esperar no era un lugar intermedio. Se estaba realizando una obra verdadera a medida que mi familia se acercaba más entre sí y con Dios.
No sé qué estás esperando, pero supongo que estás esperando algo.

 

Anímate al saber que esperar no es una pérdida de tiempo. Es una inversión de tiempo. Dios está fortaleciendo tu corazón.

Descubre que con Dios, siempre, siempre vale la pena esperar.

Dios, ayúdanos a ver las maneras en que la espera nos fortalece. Danos valor para dejarte hacer el trabajo que solo Tú puedes hacer. Ayúdanos a tener paciencia mientras esperamos en Ti. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

Amigas, esperar puede ser difícil… Creer en Dios para responder a esa petición de oración o desear ese milagro instantáneo, pero escuchas la palabra “espera”. Nunca sabemos cuánto tiempo tendremos que esperar, y ahí es cuando puede volverse fácil pensar que Dios se ha olvidado de nosotras. Pero tenemos 10 promesas para que las recuerdes mientras estás en este tiempo de espera. ¿A Dios le importa por lo que estoy pasando? 10 promesas de Dios que puedes recordar cuando te sientas olvidada, es uno de nuestros nuevos recursos en español, ¡y es justo para ti! Haz clic aquí para descargar tus 10 promesas.

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

Isaías 40:31, Pero los que esperan en el SEÑOR Renovarán sus fuerzas. Se remontarán con alas como las águilas, Correrán y no se cansarán, Caminarán y no se fatigarán. (NBLA)

¿En qué parte de tu vida necesitas saber que el Señor está renovando tus fuerzas, incluso mientras esperas? Comparte con nosotras en los comentarios.

© 2022 por Jennifer Dukes Lee. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!