Devocionales

Cuando me salgo del camino

9 de octubre de 2020
Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu. Gálatas 5:25 (NVI)

Rachel y yo nos sentamos en los escalones desgastados por el clima que bajaban hasta una playa inmaculada. Teníamos asientos en primera fila mientras el sol de la mañana estiraba sus brazos sobre el horizonte. Rachel estaba sufriendo. Yo estaba tratando de demostrarle mi amor para que sanara. Aire salado. Mar salado. Mi amiga, sal de la tierra. Es difícil tener una mejor combinación cuando tu alma está mal.

La vida de Rachel había dado algunos giros inesperados. Déjame parafrasear eso. No era que su vida “había dado” algunos giros inesperados como si ella no tuviera nada que ver con eso. Ella se había alejado del camino de Dios, y ella había dado algunos giros inesperados. Ella se había rendido a la tentación sexual y, como resultado, perdió su matrimonio, así como la confianza de sus hijos y muchos de sus amigos. Rachel había perdido su verdadero ser.

Mientras estábamos sentadas en el último escalón con nuestros dedos de los pies enterrados en la arena fresca, nos quedamos viendo al mar cristalino. Era como si Jesús hubiese dicho, “Paz, quédense quietos” y el viento y las olas obedecieron. La arena, suave y peinada por la brisa nocturna, aún no había sido alterada por los pies de los vacacionistas, las cubetas de los niños o las sillas de quienes se asoleaban.

«Todos cometemos errores», suspiré. «Sólo son diferentes».

Rachel dejó de mirar el océano para ver un conjunto de huellas de llanta que iban corriendo cerca de la orilla del agua. Dos surcos superficiales. Marcas paralelas. Surcos que nunca se desviaron uno del otro, tan lejos como el ojo podía ver. Si uno cambiaba de dirección, el otro también en conjunto.

«Me gustaría que la vida fuese así», suspiró.

«¿Cómo qué?» Pregunté.

«Como esas huellas de llanta», contestó. «Nosotras y Dios. Yo y Dios. Siempre moviéndonos en conjunto. Lado a lado. Enganchados juntos. Moviéndonos en la misma dirección. Conectados. Fácilmente. Perfectamente alineados».

Nos sentamos en silencio, mirando fijamente a las huellas, las dos conscientes de la razón por la que la mayoría se desvía del camino de Dios. Se separan a sí mismas del Maestro y hacen sus propios caminos. Voluntariamente sueltan la mano de Dios y se alejan.

A la vida cristiana frecuentemente se le refiere como nuestra caminata espiritual. “(Porque por fe andamos, no por vista).” animó Pablo a la iglesia corintia (2 Corintios 5:7, LBLA). Otra versión traduce el mismo verso así, “Vivimos por fe, no por vista” (NVI).

Pablo escribió a los gálatas, “Digo, pues: Anden en el Espíritu, y así jamás satisfarán los malos deseos de la carne. […]Ahora que vivimos en el Espíritu, andemos en el Espíritu.” (Gálatas 5:16, 25, RVA-2015). De nuevo, la NVI dice, “Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu” (versículo 25, énfasis añadido).

Me encanta la idea de andar guiada por el Espíritu Santo. Qué maravillosa forma de vivir: caminando guiada por y siguiendo el ritmo del Espíritu Santo en la vida diaria.

Rachel y yo nos paramos de los escalones, pusimos nuestros pies sobre los surcos de las llantas en la arena y caminamos en su sendero. Cantando, adorando y alabando a Dios porque no importa qué tan lejos de Su camino nos desviemos, Él siempre nos recibe de regreso a caminar con Él.

Padre Celestial, mantenme en el buen camino hoy. Que yo sea conocida como una mujer que camina contigo. Sé mi líder. Guíame. Enséñame Tu camino. Padre, no me dejes correr delante de Ti o quedarme atrás de Ti; apóyame y déjame caminar establemente junto contigo. Que tu Espíritu me guíe para caminar en el camino que me has ordenado para que pueda vivir, prosperar y prolongar mis días. Rodéame para que no me desvíe ni a la derecha ni a la izquierda, sino que mantenga mis pies en el camino que Tú has marcado para mí. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Proverbios 4:26-27 Traza un sendero recto para tus pies; permanece en el camino seguro. No te desvíes, evita que tus pies sigan el mal. (NTV)

Recursos Adicionales

¿Te has salido del camino de Dios? Si has cometido errores que desearías revertir, revisa estos devocionales que son recordatorios de la gracia de Dios:

Eligiendo aceptar la gracia en todo por Laura Bailey
Diamantes e incendios de basura por Jada McClintick
Cuando el gallo canta por Anitha Abraham

Conectate

En Proverbs 31 Ministries, creemos que cuando las mujeres conocen la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Hemos escuchado las voces que piden contenido en español y firmemente creemos que el Señor traerá a las personas correctas a nuestro equipo mientras enseñamos a las mujeres a alinear sus vidas a la verdad de la Palabra de Dios.

Si tienes interés en ser una voluntaria en nuestro equipo de traducción en español de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud.

Reflexiona y responde

¿Cuál es un área de tu vida donde te has desviado lejos de Jesús? ¿Qué te está diciendo hoy Dios sobre regresar al camino con Él? ¡Comparte con nosotras en los comentarios!

© 2020 por Sharon Jaynes. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación


Acerca de Proverbs 31

Proverbs 31 Ministries es un ministerio sin denominación y sin fines de lucro que busca encaminar a las mujeres a una relación personal con Cristo, con Proverbios 31:10-31 como guía.
Aprende más

Apoya a Proverbs 31 Ministries

En estos tiempos cuando el mundo quiere callar la verdad bíblica, Proverbs 31 Ministries está determinado a ayudar a las mujeres a conectarse con la Verdad de Dios como nunca antes, a través de los recursos que ofrecemos todos los días.
Contribuye