Devocionales

Quebrantada pero no sin remedio

28 de junio de 2021
Y cuando hayan padecido por un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, quien los ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, él mismo los restaurará, los afirmará, los fortalecerá y los establecerá. 1 Pedro 5:10 (RVA-2015)

Mi mejor amiga y yo tomamos prestado por unas horas el auto de su hermana, y partimos hacia otra aventura juvenil de verano.

Estábamos a solo unos kilómetros de devolver el auto cuando algo inesperado sucedió.

De repente, el auto comenzó a temblar.

Nos miramos cautelosamente, preguntándonos si habíamos notado las vibraciones que aumentaban y parecían haber surgido de la nada.

Continuamos conduciendo durante unos minutos, mirando por el parabrisas para comprobar si la carretera por donde íbamos estaba llena de baches, provocando la sacudida del auto. Pero no vimos nada. Y con cada momento que pasaba, las vibraciones incontrolables eran más fuertes.

Mi amiga se dirigió lentamente a un estacionamiento vacío, salimos del auto y nos quedamos allí de pie mirándolo.

Visiblemente, nada indicaba problemas. Decidimos que estábamos suficientemente cerca de nuestro destino para continuar en el auto en esa condición. Pero oré en silencio mientras tratábamos de llegar a casa en un auto que temblaba violentamente.

Una vez que arribamos sanas y salvas, un mecánico revisó el automóvil, quien nos dijo que el tirante del vehículo estaba roto. Esto significaba que no teníamos ningún control real sobre el auto que estábamos manejando. Las llantas delanteras actuaban independientemente una de otra, y el timón no podía guiarlas correctamente en la dirección que deberían ir.

Afortunadamente, estuvimos a salvo y el automóvil pudo ser reparado.

Ese día, juntas aprendimos que habrá momentos en que cosas en nuestras vidas se quebranten y se dañen, problemas que aparezcan de la nada, dolor difícil de procesar y pedazos rotos imposibles de mantener unidos; y, en medio de todo, Dios nos llevará a nuestro destino.

Aunque las pruebas de la vida pueden ser desagradables y desconcertantes, esta Escritura ayuda a poner las cosas en perspectiva: “Y cuando hayan padecido por un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, quien los ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, él mismo los restaurará, los afirmará, los fortalecerá y los establecerá” (1 Pedro 5:10).

Aprendemos algunas cosas de este versículo. Primero, el sufrimiento es temporal. Puede que desde nuestra perspectiva no lo veamos así, pero desde la perspectiva eterna de nuestro Dios, los problemas aquí en la tierra son un instante a la luz del cielo, nuestro destino final. El apóstol Pedro compara nuestro sufrimiento actual con la “gloria eterna”, nuestra gloria futura en el cielo.

En segundo lugar, se nos promete que Dios hará cuatro cosas en nosotras: restaurar, afirmar, fortalecer y establecer. Esto es lo que significan estas palabras en griego:

Restaurar: reponer completamente; reparar o ajustar.
Afirmar o asegurar: fijar sólidamente; girar decididamente en cierta dirección.
Fortalecer: reforzar para poder ser móvil; mover algo para lograr algo de la manera más efectiva.
Establecer: sentar la base de algo.

Amiga mía, el quebrantamiento en tu vida no está sin remedio. Dios ve tu sufrimiento y Él mismo te restaurará, afirmará, fortalecerá y establecerá. Él está haciendo todo esto, incluso en tu sufrimiento.

Antes de intentar dirigir lo que está quebrantado en la dirección que quieres que vaya, dale la bienvenida a Dios en tu situación. Confía en que, con Él, puedes atravesar los desvíos de la vida, enfermedades, retrasos y decepciones porque Él viaja contigo, guiándote activamente hacia Sus planes para ti. Así que anímate, amiga, tu quebrantamiento tiene un final.

Querido Dios, gracias por recorrer este viaje conmigo. Anticipo la restauración que ya has planeado para mi, y confiaré en Ti con todo lo que me suceda. Tú eres el Dios de toda gracia, mi paz y mi protector. En Tus manos pongo mis pedazos rotos y espero la belleza que producirás de ello. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿El devocional de hoy habla de tu situación actual? Si es así, consulta estos otros devocionales:

La pieza que falta para tu paz de Gretchen Saffles
Sobreviviendo a nuestras temporadas de sufrimiento por Lysa TerKeurst
Nuestra fuente de esperanza cuando la vida duele por Grace Fox

CONÉCTATE

En Proverbs 31 Ministries creemos que cuando las mujeres saben la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Hemos escuchado las voces que piden contenido en español y firmemente creemos que el Señor traerá a las personas correctas a nuestro equipo mientras enseñamos a las mujeres a alinear sus vidas a la verdad de la Palabra de Dios.

Si tienes interés en ser una voluntaria en nuestro equipo de traducción en español de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud. ¡Queremos escuchar de ti!

PROFUNDICEMOS

Jeremías 29:11, Porque Yo sé los planes que tengo para ustedes”, declara el SEÑOR, “planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza. (NBLA)

1 Corintios 2:9, Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. (RVR-1960)

Menciona algo que Dios ya ha reparado en tu vida. ¿Qué situación de quebrantamiento necesitas confiar a Dios?

¡Nos encantaría saber de ti! Comparte tu opinión en los comentarios.

© 2021 por Tracie Braylock. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!