Devocionales

Da ánimo como Bernabé

23 de julio de 2021
...había un tal José, a quien los apóstoles le pusieron el sobrenombre Bernabé (que significa «hijo de ánimo»). Él pertenecía a la tribu de Leví y era oriundo de la isla de Chipre. Vendió un campo que tenía y llevó el dinero a los apóstoles. Hechos 4:36-37 (NTV)

Pasar de la escuela primaria a la secundaria fue un momento de cambio radical en mi vida.

Me despojé de mis gafas azules grandes, aparatos dentales y calcetines hasta la rodilla (que desafortunadamente llevaba regularmente con mis vestidos). Me corté el pelo y cambié mi imagen completamente, como muchos adolescentes han hecho a lo largo de las décadas.

Pero mi apariencia física no era lo único que estaba transformando. Estaba conociendo más a Jesús de una manera más personal e íntima, como resultado del obrar de Dios en mi corazón durante un campamento de verano de la iglesia.

De pequeña, era una niña tímida y demasiado temerosa para ir a la escuela dominical para niños en la iglesia y tener que estar separada de mis padres, así que, estaba siempre pegada a uno de ellos. Sin embargo, después del campamento del verano y llena de pasión por Dios, me atreví a entrar a la reunión de jóvenes…sola.

Al instante, Dios me envió alentadores, mi pastor juvenil, Dale, y su esposa, Linda. No solo se hicieron amigos míos, sino también creyeron en mí. Me invitaron a unirme al equipo de líderes juveniles. Recuerdo cuando nos metimos dentro del autito Volkswagen de Dale con los otros adolescentes para visitar a los recién llegados a la iglesia, dando ese toque personal. Esa experiencia temprana y alentadora en la iglesia me dio un amor por el cuerpo de Cristo, un amor que aún vive en mi hoy, casi 40 años después.

Cuando Dale invirtió en mi vida, su ánimo me dio la seguridad de involucrarme. Ya no me iba a sentar fuera, ¡iba a participar en el partido!

Ser animada marcó la diferencia.

En el Nuevo Testamento, un hombre llamado Bernabé sabía animar a otros muy bien — tanto, que era su apodo y así se quedó. Su nombre legal era José, pero no muchos lo conocen por ese nombre. El versículo clave de hoy dice, “… había un tal José, a quien los apóstoles le pusieron el sobrenombre Bernabé (que significa «hijo de ánimo»). Él pertenecía a la tribu de Leví y era oriundo de la isla de Chipre. Vendió un campo que tenía y llevó el dinero a los apóstoles” (Hechos 4:36-37).

El dar ánimo puede ser sencillo y natural. Por ejemplo, cuando presentas a alguien, puedes recalcar algunos hechos o información clave sobre ellos, como, «Esta es mi amiga Isabella. Ella tiene cuatro hijos y es una artista increíble». Vemos que el apóstol Lucas “destaca” a Bernabé cuando le presenta en el libro de los Hechos de los Apóstoles, y aprendemos que Bernabé es un hombre completamente generoso, compasivo y alentador. No hubo gente en necesidad en la iglesia temprana porque, de vez en cuando, los terratenientes y los propietarios vendían lo que tenían y lo compartían con sus hermanos en la fe. ¡Vemos a Bernabé haciendo precisamente eso!

Cuando el violento Saulo se encontró con Jesús en el camino hacia Damasco y experimentó una transformación radical, los creyentes de ese tiempo lucharon para creer que este asesino era ahora un hermano en la fe. De hecho, estaban aterrorizados de él. Sin embargo, mira cómo nuestro alentador Bernabé presenta a Saulo. Bernabé “… lo tomó a su cargo y lo llevó a los apóstoles. Saulo les describió en detalle cómo en el camino había visto al Señor, el cual le había hablado, y como en Damasco había predicado con libertad en el nombre de Jesús” (Hechos 9:27, NVI).

¿Cómo conocía Bernabé todo eso acerca de Saulo? Debe haber tomado el tiempo de escuchar la historia de Saulo, y luego Dios utilizó a Bernabé para alentar a Saulo a llegar a ser un líder en la iglesia temprana. ¿Qué hubiera pasado si Bernabé, en lugar de ser «hijo de ánimo» hubiera sido “hijo de desaliento”? Quizás Saulo, transformado en Pablo, hubiera fracasado en conectarse con los apóstoles. El ánimo de Bernabé ayudó a trasladar a Pablo desde los márgenes del cristianismo y a poder entrar plenamente y participar.

A Bernabé no le importaba quién se llevaba la fama. A él le importaba edificar el reino de Dios y animar al pueblo de Dios. Nunca debes subestimar el poder de alentar a otro. Puede ayudar a una niña tímida como yo a involucrarse en el grupo de jóvenes. Puedes estar al lado de una persona, como Pablo, que cambiará el mundo y decirle «¡Tú puedes hacerlo!».

Señor Jesús, gracias por creer en mí. Ayúdame a ser más como Bernabé, alguien que anima. Dame compasión para otros y muéstrame a quién puedo animar hoy. Habla a través de mí para alentar a otros, especialmente en mi familia y lugar de trabajo. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿El devocional de hoy habló a alguna área de tu corazón? Si es así, consulta estos otros devocionales:

Si te sientes ignorada y poco apreciada por Lysa TerKeurst
Tus dones fueron hechos para Diosy otros por Jamie Ivey
Abre tu regalo (¡y luego compártelo!) por Karen Ehman

 

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

Deuteronomio 31:8, Él SEÑOR mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes». (NVI)

1 Tesalonicenses 5:11, Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo. (NVI)

Piensa en alguien que te animó en una época importante de tu vida. Ora por él o ella hoy, y si puedes, escríbele y envíale una nota de agradecimiento.

¿Quién es ese alguien que Dios ha puesto en tu vida ahora mismo que puedes alentar en su fe hoy? Pídele a Dios que traiga a alguien a tu mente. ¡Y comparte tus pensamientos acerca del devocional de hoy en los comentarios!

© 2021 por Arlene Pellicane. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación