Devocionales

No dejemos de reunirnos

14 de septiembre de 2021
Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. Hebreos 10:24-25 (NTV)

«¡Mamá, estoy aburrida!» Este es uno de los gritos que la mayoría de nosotras tememos oír. Pero durante la cuarentena, este llamado de mi hija fue como una campanada de alegría en mis oídos.

Como muchos otros familiares “atrapados” todos juntos durante la pandemia, mi hija y yo, formamos un vínculo más cercano durante la cuarentena como nunca antes. Su aburrimiento generó ideas creativas en mí. Le preguntaba si quería hornear algo dulce, hacer manualidades creando algo con arcilla o pintura, u organizar un clóset. La mayoría de las veces ella respondía «sí» para tomar un descanso de la televisión o de su teléfono.

Con frecuencia trabajábamos lado a lado en estos proyectos, y las dos nos beneficiamos de ellos. Ella me motivaba a ser más organizada con mis cosas y menos enojona cuando era interrumpida en mi trabajo. Yo la motivaba a usar su tiempo y sus talentos para bendecir a otros, principalmente en la forma de galletas o pasteles. Ambas nos unimos aún más durante conversaciones al compartir más frecuentemente nuestros pensamientos y sentimientos.

Ahora mi hija está de regreso en la escuela y yo estoy de vuelta en el ritmo de mis rutinas. Pero quiero que el vínculo singular que desarrollamos durante la cuarentena permanezca sin importar lo que pase.

Estar atrapadas, juntas en casa, fue una bendición escondida. Nuestra relación floreció sin mucho esfuerzo. Sin embargo, tenemos que ser intencionadas para mantener nutrida nuestra relación en el futuro. Si me envuelvo en mis rutinas ahora, es posible que pierda la bendición escondida que la cuarentena reveló para mis relaciones.

Mientras reflexionaba sobre estos pensamientos recientemente, me encontré con Hebreos 10:24-25, donde Dios inspira al autor de Hebreos a incluir estas directrices a los miembros de la iglesia primitiva:

Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca.

Dios sabe que es nuestra tendencia humana el dejar de reunirnos, el aislarnos a nosotras mismas innecesariamente. Él sabía que si los miembros de la iglesia primitiva descuidaban las reuniones regulares en persona, se perderían del ánimo y la motivación mutua.

Nuestro Dios es personal. Con frecuencia Él nos ministra mediante nuestras relaciones, animándonos y motivándonos a través de otros. Aunque podemos apoyar a otros desde lejos, no hay nada como alentar a alguien cara a cara en lo que está pasando ahora mismo. Y por el contrario, ¡no hay nada como ser animada por alguien que está frente a ti! Fuimos diseñadas para congregarnos, tan frecuentemente como sea posible, tanto para dar como para recibir bendiciones. Aún en temporadas donde no siempre podemos reunirnos en persona, especialmente durante una pandemia global, podemos encontrar formas de “reunirnos” con otros creyentes y construir comunidades de fe sólidas.

Ya sea que estemos en cuarentena o no, la soledad persiste en nuestra cultura acelerada. Durante la pandemia, nos hemos acostumbrado a la realidad del aislamiento y al hábito de no reunirnos cara a cara. Esto hace aún más importante el que seamos intencionadas para combatir la soledad, con reuniones en persona cuando sea posible hacerlo.

Ya sea que tus relaciones florecieron o tu soledad se profundizó durante la cuarentena, tú puedes tanto dar como recibir apoyo cuando te congregues con otros de manera segura y que honre a Dios.

Padre, gracias por el regalo de las relaciones. Yo no quiero dejar de reunirrme con otros, sino que quiero experimentar las bendiciones de dar y recibir en las relaciones. Muéstrame a alguien que necesite de mi amor, mis buenas obras y mi apoyo. En Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿El devocional de hoy te inspiró en alguna parte de tu corazón? Si es así, aquí hay unos devocionales similares que creemos que disfrutarías.

Da ánimo como Bernabé, por Arlene Pellicane
Ayúdala a ser valiente, por Amy Ford
Sé la respuesta a sus oraciones, por Karen Ehman

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

Romanos 15:5-6, Que el Dios que infunde aliento y perseverancia les conceda vivir juntos en armonía, conforme al ejemplo de Cristo Jesús, para que con un solo corazón y a una sola voz glorifiquen al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. (NVI)

¿Hay alguna bendición escondida que encontraste durante la cuarentena? ¿Cómo puedes usar esa bendición escondida para cultivar una relación hoy? Comparte tus pensamientos en los comentarios.

© 2021 por Sarah Geringer. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación