Devocionales

Una fuerza más allá de nosotros mismos

27 de diciembre de 2021
Vio, pues, que no había nadie, y se asombró de que no hubiera quien intercediera. Por tanto, su propio brazo le produjo salvación, y su propia justicia lo sostuvo. Isaías 59:16 (RVA-2015)

¿Alguna vez has estado en la línea de banda de un evento deportivo?

Ya sea en un partido de la liga infantil o en un partido universitario o profesional, no hay nada como estar en el ambiente de un evento emocionante y competitivo.

Estoy en la temporada de la vida en la que mis hijos quieren probar todos los deportes: invierno, primavera, verano y otoño. Lo que básicamente te dice que soy un teólogo a tiempo completo, pero también un taxista a tiempo completo.

Recuerdo cuando mi hijo mayor, Liam, tuvo su primera oportunidad de empezar en su equipo de fútbol americano. Había tantos buenos jugadores que tuvo que esforzarse mucho para conseguir su oportunidad como principiante. ¡La competencia era tremenda!

Desde que Liam empezó a jugar fútbol americano a los cinco años, yo había estado entrenando su equipo. Siempre había estado con él en el campo y en la banca. Así que cuando llegó el día de empezar, me miró y me dijo: «Papá... vas a estar conmigo, ¿verdad?».

Le dije: «Por supuesto, hijo. Estaré con todos los demás padres animándote desde las graderías».

Me dijo: «No, papá, necesito que estés conmigo. Tal como si estuvieras conmigo en la banca».

Verás, había algo cómodo en el hecho de que papá estuviera en la línea lateral con él. El tener esa voz familiar que le proporcionaba instrucción, dirección y ánimo en un entorno lleno de la receta perfecta de adrenalina, estrés y diversión, reconfortaba a Liam. Independientemente de su rendimiento, sabía que su padre iba a estar allí con palabras de elogio, un abrazo y un choque cariñoso de puños después de cada jugada.

Pero todo eso no sería posible si papá no estuviera con él. ¿No es cierto que la presencia de alguien nos hace sentir seguros y protegidos? ¿Confiados y fuertes?

Esto me hizo pensar en mi relación con Dios. La seguridad de la presencia de Dios me reconforta. Me hace sentir seguro y protegido. Su fortaleza me hace sentir confiado y fuerte. Pero, al igual que Liam, muchos de nosotros luchamos cuando sentimos que estamos en el campo y que Dios está en las graderías. Me encuentro pensando: “No, Dios, necesito que estés conmigo. Tal como si estuvieras conmigo en la banca”.

Si ese es tu caso hoy, quiero mostrarte algo que me ha animado cuando estoy buscando a Dios.

Se nos recuerda el poder, la presencia y la autoridad de Dios cuando vemos la frase "su propio brazo" en Isaías 59:16. Esto nos recuerda que Dios no está distante, sino presente con nosotros. Y para las personas del Antiguo Testamento que hubieran escuchado esto en tiempo real, sus mentes habrían sido atraídas instantáneamente por un Rey Guerrero que lidera Sus ejércitos a la batalla. Este es el tipo de Rey que no se esconde detrás y observa. Este es el tipo de Rey que está al frente, dirigiendo personalmente a Su ejército en la batalla.

Esto nos dice algo increíble sobre Dios: le importamos. Le importamos tanto que utiliza Su poder y Su fortaleza a favor de las personas que ama y aprecia: tú y yo.

Cuando pensamos en Dios de esta manera, recordamos la confianza que podemos tener en Él debido a la protección que nos da. Incluso cuando no podemos ver físicamente a Dios o incluso entender lo que está haciendo, Su carácter siempre ha sido el de proveer a Su pueblo. Proveer fuerza. Para brindar libertad. Y no sólo proveerla, sino literalmente encarnarla Él mismo. Él es fortaleza. Él es libertad.

Y como el carácter de Dios nunca cambia, la seguridad de que Él nos provee nunca cambiará. Jesús quiere que lo veamos como la solución y experimentemos Su presencia y Su bondad incluso en medio de todo lo que estamos experimentando ahora. Él nunca ha causado el mal o el dolor que viene con ello, pero estará muy presente con nosotros en medio de todo esto.

¿Qué significa esto para ti y para mí?

Cuando nos sintamos débiles, podemos reconfortarnos con la fortaleza inagotable e interminable de Dios.

Cuando sentimos que nuestros pies resbalan, podemos aferrarnos a Jesús. Él es nuestra estabilidad. Él nunca pierde Su control sobre nosotros.

Y cuando nos sentimos desorientados y solos en una situación desgarradora a la que nos enfrentamos, podemos tomar el brazo de Jesús, que es siempre nuestra fortaleza y protección.

Dios, gracias por Tu fortaleza que nunca falla. Gracias porque incluso cuando me siento débil, Tu fuerza siempre presente está trabajando a mi favor. Confío en Ti en todo lo que estoy enfrentando en este momento. Continúa revelándote a mí. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿El devocional de hoy habló a un área de tu corazón? Si es así, aquí hay algunos devocionales similares que creemos te gustarán:

Cuando te sientes insuficiente por Erica Wiggenhorn
No estás sola por Ellen Wildman
Aferrándote cuando quieres soltarte por Sheila Walsh

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

Salmo 27:1, El SEÑOR es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El SEÑOR es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme? (NVI).

¿Qué nos dice el salmista que es nuestra razón para no tener temor? ¿Cómo puede esta verdad interrumpir cualquier temor que puedas estar sintiendo hoy? Haznos saber en los comentarios.

© 2021 por Joel Muddamalle. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!