Devocionales

Tomar riesgos mientras confías en Dios

27 de julio de 2022
¿No te lo he ordenado Yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el SEÑOR tu Dios estará contigo dondequiera que vayas». Josué 1:9 (NBLA)

No pasa un día sin que piense en los riesgos que tomó mi madre biológica para mantenerme con vida y luego elegir a otra persona para criarme.

Antes de que yo naciera, ella había decidido interrumpir su embarazo. De hecho, ya se dirigía a la clínica cuando algo dentro de ella le dijo que se detuviera. En lugar de abortarme, encontró una pareja para adoptarme. Mi madre eligió la vida por mí, y por eso estoy aquí hoy.

Las decisiones de mi madre biológica requerían mucha confianza en Dios. Me recuerda la historia de Moisés.

En Éxodo 2, leemos acerca de Jocabed, una mujer hebrea que dio a luz a un hijo durante un tiempo en que el Faraón había ordenado que todos los bebés varones hebreos fueran asesinados. Puso a su bebé de 3 meses en una canasta en el río; entonces la hija de Faraón lo vio y, teniendo compasión del niño Moisés, lo crió como si fuera suyo.

Sin embargo, imagine lo que sintió la madre biológica de Moisés en el momento en que puso la canasta en el río, arriesgando todo para salvar a su hijo. El miedo y la ansiedad que la estaban destrozando. No tenía idea de lo que podría pasarle a su bebé. Podría haberse volcado y ahogado, caído fácilmente en los muchos peligros del Nilo o incluso ser descubierto por un soldado egipcio.

Fue la fe de la madre, su confianza en Dios, lo que le aseguró que su hijo estaría bien. La canasta que llevó a Moisés a un lugar de seguridad y cuidado se convirtió en una vasija de liberación divina, la propia mano de Dios la dirigió hacia la protección. La propia mano de Dios guiando a Moisés a una vida que más tarde usaría poderosamente.

Ya sea que una madre que elige la vida, decida criar a su hijo sola, o seleccione a otra pareja para criar a su hijo, ambas vías conllevan grandes riesgos. Ambos caminos requieren caminar en fe y confiar en que Dios cuidará tanto de ella como de su hijo.

No puede haber confianza sin correr riesgos.

Muchas mujeres en la Biblia, como la madre biológica de Moisés, Jocabed; Ester; María; y otras… tienen una cosa en común: lo arriesgaron todo para seguir a Dios.

Y Dios les fue fiel.

Tal vez hoy estés frente a un embarazo inesperado o no deseado. O tal vez ya eres mamá, pero tienes miedo de criar a tus hijos. Hermana, Dios ve y comprende tu miedo, confusión, emociones conflictivas y sentimientos de insuficiencia. Él conoce los detalles de tus circunstancias y no te dejará en medio de ellas. De hecho, Él te encontrará allí en medio de ellas, si estás dispuesta a volverte a Él con fe.

Cuando asumimos riesgos con fe, permitimos que la mano de Dios nos dirija hacia una vida que Él eventualmente usará poderosamente. Él siempre nos será fiel, protegiéndonos en el camino.

He sido madre de acogida, madre adoptiva y ahora madrastra. Mis hijos son todos adultos ahora, pero cada día sigo eligiendo encomendarlos a Dios. Si eres mamá o tienes a alguien en tu vida que te importa profundamente, estemos seguras de que Dios los ama aún más que nosotras. Él está cuidando de nosotras y de nuestros hijos.

El tomar riesgos ayuda a construir nuestra confianza en el Señor. Incluso cuando te enfrentas a lo desconocido, incluso cuando no puedes ver el resultado, arriésgate, porque Dios, sin duda, está contigo. Él va delante de ti. Y Él es fiel en recompensar los riesgos que tomas para seguirlo.

Querido Padre celestial, muéstrame cómo ser fuerte y valiente como mujer en cualquier función que me hayas llamado a desempeñar hoy. Muéveme fuera de mi zona de comodidad para tomar ese riesgo que he estado evitando y ayúdame a acercarme a alguien más que pueda necesitar aliento para correr el riesgo. Sé que cuando abra mis manos hacia Ti y suelte todo, no sólo vendrás a ser mi Protector, sino que también tomarás mi mano y me guiarás. ¡Confiaré en Ti, y solo en Ti! En el Nombre de Jesús, Amén.

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recomendamos

Save the Storks es una organización sin fines de lucro que empodera a todas las mujeres que enfrentan un embarazo inesperado para elegir la vida, con Stork Buses y asociaciones con centros de recursos para el embarazo en todo el país. Cuatro de cada cinco mujeres eligen la vida en un Stork Bus.

El libro de Save the Storks, Unplanned Grace, está disponible en línea y en todas las librerías principales.

Conéctate

Obtén más información sobre Save the Storks visitando su página web y siguiéndoles en Instagram y Facebook.

Profundicemos

Romanos 5:3-4, Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce pacienciay la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza.(NBLA)

Es difícil encontrar gloria en el sufrimiento. Pero, en este pasaje, podemos ver que produce esperanza. Cuando estamos a punto de dar ese salto, ¡debemos tener esperanza en Dios!

¿Has corrido un riesgo que sabías que traería sufrimiento personal? ¿Cómo respondiste cuando supiste que Dios te estaba llamando a dar un paso de fe? Compártelo con nosotras en los comentarios!

© 2022 por Diane Ferraro. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Save the Storks por patrocinar el devocional de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!