Devocionales

La gracia tiene lugar en conversaciones difíciles

17 de noviembre de 2022
Que su conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepan cómo deben responder a cada persona. Colosenses 4:6 (NBLA)

A veces la Palabra de Dios parece algo imposible, ¿no crees?

Toma el versículo de hoy como ejemplo: Pablo nos dice que nuestra conversación sea “siempre con gracia” (Colosenses 4.6). De hecho, la Reina Valera Actualizada dice “siempre agradable” (RVA-2015). Siempre agradable. Como queriendo decir, no solo a veces agradable. Un ambiente agradable incluso cuando las conversaciones son difíciles.  

Y es en esos momentos cuando tengo que admitir que quisiera tirarme al piso y gritar: «¡pero yo no soy Jesús!» ¡Uff!

No sé ustedes, pero a veces, expresarme con gracia parece imposible para mí. Cuando las palabras hirientes de alguien llegan como dagas a mi corazón, quiero defenderme. Incluso atacar de revancha un poco. Y señalar cómo la otra persona ha malinterpretado mis intenciones. No ofrecerle palabras agradables. E incluso mis relaciones más agradables tienen momentos cuando esto no parece realmente posible… las relaciones son simplemente complicadas.

He estado pensando en todo esto últimamente, mientras me he dado a la tarea de aprender a establecer y mantener límites saludables en mis relaciones. No es fácil. Es difícil examinar lugares de disfunción, de angustia, de desconfianza y tal vez incluso de destrucción en las relaciones con las personas que amas.

Cuando estamos en una relación difícil o, incluso, en una relación destructiva que ya no es sostenible, especialmente si incluye adicciones, tiene que haber una porción de gracia y compasión. Porque, a veces, lo que realmente impulsa ese comportamiento no saludable en las personas es vergüenza oculta o la falta de paz interior. Muchas veces son ambas.

No estoy diciendo que, debido a la gracia y compasión, aprobemos o permitamos las acciones de otros y que permanezcamos en situaciones donde se nos está haciendo daño. Lo que sí estoy diciendo es que, al alejarnos un poco, podemos considerar ofrecer gracia y compasión ante lo que causó originalmente la raíz de vergüenza y el caos en sus corazones, que luego los llevó a tratar de actuar y reaccionar de maneras tan poco saludables. No queremos que el dolor que han causado nos haga traicionar quien realmente somos. No somos personas crueles o malintencionadas, y no queremos traer ninguna de esas cosas a los límites que estamos estableciendo.

También quiero extender gracia, porque tampoco tengo la vida tan resuelta como para pretender que nunca he actuado o reaccionado en formas nocivas. Tengo mis propios asuntos en los que necesito trabajar y resolver con consejería. Aprender a extender gracia y compasión apropiadamente, mientras mantengo mis límites, continúa siendo una de mis mayores lecciones.

Entonces, ¿cómo podemos ser realmente amables, sin justificar la conducta dañina que estamos experimentando o evitar las conversaciones honestas que debemos tener?

Podemos aportar verdad a una atmósfera de gracia. Podemos expresar lo que necesita expresarse, establecer los límites que necesitan establecerse, decir lo que debe decirse y permanecer completamente comprometidas con la realidad de la verdad.

Pero también podemos promover todo esto en un ambiente de gracia que nunca deshonra a la otra persona. Podemos decir la dura realidad, pero no tenemos que hacerlo cruelmente.

Esto no significa que no digamos las cosas difíciles o establezcamos límites. Lo que significa es que reconocemos que queremos resolver los conflictos en lugar de que los conflictos escalen.

Por lo que, sí, las palabras de Pablo a los colosenses nos recuerdan que nuestras palabras deben ser siempre con gracia. Pero también clarificó que nuestras palabras deben ser sazonadas “con sal” (Colosenses 4.6). En la tradición rabínica, esta frase estaría asociada con la sabiduría. Pablo les estaba recordando a los colosenses que fueron llamados a ser personas llenas de sabiduría divina. Él quería que sus palabras, y las nuestras, representaran a Jesús. Y para ello, podemos seguir Su modelo para alcanzar gracia y verdad juntamente.

No sé quién pone a prueba la gracia en tu vida o en qué conversaciones necesitas recordar que debes incorporar la gracia. Pero sé que el Espíritu Santo está dispuesto a ayudarnos a elegir palabras llenas de verdad para usarlas con gracia, si solo nos detenemos lo suficiente como para pedirle ayuda. Aunque tengamos conversaciones difíciles y establezcamos los límites necesarios, que nuestras palabras reflejen que conocemos a Jesús, que amamos a Jesús y que pasamos tiempo con Jesús.

Dios Padre, quiero pausar por un momento y agradecerte por Tu Hijo, Jesús. Él podría haber retenido Su gracia. Más, sin embargo, Él eligió derramar hasta la última gota por mí en la cruz. Ayúdame a recordar que yo extiendo gracia porque yo también la necesito desesperadamente. Ayúdame a aportar una actitud de gracia incluso en las conversaciones más difíciles. Dame sabiduría para sostener ambas cosas juntamente, la gracia y la verdad, mientras navego relaciones difíciles en mi vida. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

No es anticristiano el tener que decir un adiós necesario. ¿Cómo podemos abordar este tema más profundamente con confianza y vivirlo con un certeza bíblica? Lysa TerKeurst entiende bien este desafío. En su nuevo libro, Límites saludables, despedidas necesarias, Lysa te ayudará a decir adiós sin sentirte culpable cuando una relación cambió de ser difícil a destructiva y ya no es sostenible. También recibirás sabiduría terapéutica directamente del consejero cristiano de Lysa, Jim Cress quien aporta sus consejos a través del libro. ¡El libro está disponible hoy en inglés aquí. ¡La versión en español estará disponible en abril de 2023 aquí!

CONÉCTATE

Encuentra el aliento de la vida real cuando te conectas con Lysa TerKeurst aquí en Instagram.

PROFUNDICEMOS

Efesios 4.32, … sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. (NVI)

¿Cuándo te es más difícil usar palabras amables y llenas de gracia? ¿Cómo te ha estado ayudando el Señor a extender gracia y compasión cuando parece imposible? Nos encantaría saber de ti en los comentarios.

© 2022 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!