Devocionales

Cuando nos resulta difícil ir a la iglesia…

26 de enero de 2022
Yo me alegré con los que me decían: “¡Vayamos a la casa del SEÑOR!” Salmo 122:1 (RVA-2015)

No hay nada más que disfrute que asistir a la iglesia con mi familia. Es el alimento que mi alma necesita al inicio de cada semana.

Pero solo para que sea real, la tarea de entrar por las puertas de la iglesia no siempre es fácil.

Recuerdo que cuando mis hijos eran pequeños, nuestra rutina de los domingos por la mañana antes de ir a la iglesia era caótica y agotadora para mi esposo y para mí. Prepararnos, alistar a nuestros hijos, empacar la bolsa de pañales, abrochar los cinturones de seguridad. Cuando entraba al santuario, estaba agotada.

Y como un reloj, a los 20 minutos del servicio, fui convocada.

Uno de mis hijos usualmente tenía una crisis y agotaba a uno de los voluntarios cariñosos de nuestra iglesia al llorar inconsolablemente por su mamá, esa sería yo. Luego me pasaba el resto del servicio dominical en el vestíbulo de nuestra iglesia, sentada en la “sala de llanto” o caminando por los pasillos de nuestra iglesia.

Quizás estás en la misma época de tener pequeños y quedarte en casa es más fácil que todo el esfuerzo necesario para ir a la iglesia. ¡Entiendo la lucha!

O tal vez no sean los niños; es tu propia agenda ocupada, y no tienes el tiempo ni la energía para asistir a la iglesia. Te prometes que intentarás verlo en línea … de nuevo. ¡Yo también lo entiendo!

¡Alabo a Dios por la tecnología y por las opciones de iglesias en línea que tenemos cuando estamos enfermos, viajando, en un aprieto o en el pico de una pandemia!

Oh, pero hay algo especial en estar en la casa de Dios.

En el libro de 1 Samuel, una mujer llamada Ana pasó años orando por un niño. Cuando Dios le concedió su petición, Ana supo que su hijo pequeño, Samuel, era un regalo de Dios. Así que mantuvo su promesa original al Señor y le devolvió a su hijo. Samuel literalmente creció en la casa de Dios.

Ahí fue donde el pequeño Samuel aprendió por primera vez a escuchar la voz de Dios.

Pasar tiempo en la presencia de Dios le dio a Samuel la oportunidad de escuchar a Dios. Años más tarde, el pequeño Samuel se convirtió en el profeta Samuel que ungió a David como rey … el mismo David que escribió: Yo me alegré con los que me decían: “¡Vayamos a la casa del SEÑOR!” (Salmo 122:1).

Se completó el ciclo. La fidelidad de Ana para asegurarse de que Samuel pasara tiempo en la casa de Dios tuvo un impacto en uno de los reyes más grandes de Israel.

Y así es contigo y conmigo. Las semillas del tiempo que sembramos ahora al ir a la iglesia segarán una cosecha mayor de la que podamos imaginar. En nuestras propias vidas y en las vidas de nuestros amigos, familiares e hijos.

Mis hijos adolescentes ya no necesitan mi ayuda para alistarse para la iglesia, pero créanme, todavía tenemos nuestra parte del caos de los domingos por la mañana de “date prisa o me voy”. El diablo es real y nunca hará que ir a la iglesia sea fácil.

Entonces, cualesquiera que sean los obstáculos que se nos presenten este fin de semana, un cambio de pañal inesperado de último momento, un adolescente que no deja de mirarse en el espejo, o tal vez algo mucho más profundo que nos impide entrar por las puertas de la iglesia, que Dios dé a cada una de nosotras la fuerza y la dirección que necesitamos para perseverar y abrirnos camino hacia la casa de Dios.

Creo que estaremos contentas de haberlo hecho.

Padre celestial, vivimos en una época en la que muchas cosas compiten por nuestro tiempo y atención. Ayúdanos a convertir el tiempo en Tu casa en una prioridad para que nuestros espíritus puedan recibir el alimento que necesitan. Y para mis queridas amigas que han sido heridas por una experiencia previa en la iglesia, pido que Tú sanes sus corazones y las guíes por medio de Tu Espíritu a un lugar donde puedan crecer en su relación Contigo, un lugar al que puedan llamar hogar. Gracias por escuchar nuestras oraciones. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿El devocional de hoy te habló a un área en tu corazón? Si es así, aquí hay algunos devocionales similares que creemos que disfrutarás.

Comparte las Buenas Nuevas donde puedas, con quien puedas por Lynn Cowell
Manténte salada por Binu Samuel
No dejemos de reunirnos por Sarah Geringer

CONÉCTATE

En Proverbs 31 Ministries, creemos que cuando las mujeres conocen la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Hemos escuchado las voces que piden contenido en español y firmemente creemos que el Señor traerá a las personas correctas a nuestro equipo mientras enseñamos a las mujeres a alinear sus vidas a la Verdad de la Palabra de Dios.

Si tienes experiencia en traducción o tienes interés en ser una voluntaria en nuestro equipo de traducción en español de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud.

PROFUNDICEMOS

Salmo 84:10, Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. (RVA-2015)

Hebreos 10:25, Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. (NTV)

¿Tú o alguien que conoces se ha alejado de la iglesia? Comienza a orar para que los corazones se abran.

¿Cómo ha bendecido tu vida el asistir a la iglesia? Nos encantaría saber de ti. ¡Comparte con nosotros en los comentarios!

© 2022 por Binu Samuel. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!