Devocionales

Dar las gracias en medio de lo difícil

24 de noviembre de 2022
Aunque la higuera no eche brotes, Ni haya fruto en las viñas; Aunque falte el producto del olivo, Y los campos no produzcan alimento … Con todo yo me alegraré en el SEÑOR, Me regocijaré en el Dios de mi salvación. Habacuc 3:17-18 (NBLA)

Cuando perdí mi trabajo la primavera pasada, tuve la paz de que Dios proveería. Pero a medida que las semanas se convertían en meses, los gastos seguían aumentando, y la preocupación y la duda crecieron lentamente en mí.

Estoy acostumbrada a que Dios obre cuando todo parece perdido e imposible, por lo que me avergonzaba saber que titubeaba en mi fe. Pero confiar en Dios para Su provisión no es algo natural. ¿Duda y preocupación? Fácil. Como un perro con un hueso, mastico mi preocupación y me ahogo con las astillas.

Si Dios siempre ha proveído por mí, ¿por qué estoy dudando?

Yo me pregunto si se sintieron así los discípulos de Jesús cuando dijo que iba a alimentar a miles de personas con cinco pedazos de pan y dos peces (Juan 6:1-15). No podían ver el cómo. Quizás creían que Él podía alimentarlos, pero solo podían ver un pequeño almuerzo y una multitud muy grande. Felipe exclamó, “—Ni con el salario de ocho meses podríamos comprar suficiente pan para darle un pedazo a cada uno‒” (Juan 6:7, NVI). Esto no cuadraba.

Pienso lo mismo sobre mi situación. Con facturas en una mano y una cuenta bancaria vacía en la otra, nada cuadra. He visto a Jesús hacer milagros en mi vida en el pasado, y sé que Él puede hacerlo de nuevo. Pero no puedo ver el cómo.

Debió haber sido extraño ver a Jesús dar gracias por una cantidad demasiado pequeña de pan como si realmente pudiera llenar todos esos estómagos (Juan 6:11). Solía pasar por alto la parte de “dar gracias” en esta historia bíblica porque es típico dar gracias antes de una comida. Pero normalmente es cuando hay mucha comida. Jesús dio gracias por lo poco, confiando en Dios, el Proveedor, para convertirlo en más que suficiente: de hecho,12 canastas de sobras (Juan 6:13).

Él dio las gracias antes del milagro.

El agradecimiento es una expresión de gozo, no por lo que Dios provee, sino porque Él es el Proveedor. Nuestro gozo no proviene de lo que tenemos, sino de quién es Él, y dar gracias nos abre los ojos para ver más de Él.

El profeta Habacuc también luchó por ver la provisión de Dios en su vida. Discutió con Dios, se quejó y luchó con Él. Finalmente se rindió y dijo:

Aunque la higuera no eche brotes, Ni haya fruto en las viñas; Aunque falte el producto del olivo, Y los campos no produzcan alimento … Con todo yo me alegraré en el SEÑOR, Me regocijaré en el Dios de mi salvación (Habacuc 3:17-18).

Dar gracias no es reactivo sino proactivo. Habacuc eligió regocijarse. Eligió dar gracias cuando no había nada, confiando en Dios para ese algo. Al igual que Jesús, conocía al Proveedor de todas las cosas. Si bien no podía ver el cómo, veía a Dios.

¿Tienes una situación de escasez en tu vida?

Debes el alquiler, pero tu vehículo se averió.
Te sientes atrapada en un trabajo en el que no tienes oportunidades o en una relación sin futuro.
Tu hijo/a tiene dificultades en la escuela, pero no sabes cómo ayudarle.

¿Te unirás a mí para agradecer a Dios por los momentos de escasez y verlos como oportunidades para que Él provea más que suficiente? Agradecer a Dios en todas las circunstancias por lo que podemos ver abre nuestros ojos a lo que, de otra manera, no podemos ver. Da lugar a la paz de Dios (Filipenses 4:4) y nos infunde ánimo con Su fuerza para perseverar (Nehemías 8:10).

Después de todo, si la situación fuera a resolverse sin Él, perderíamos el momento en que Él hará inconmensurablemente más de todo lo que podemos pedir o imaginar (Efesios 3:20).

Gracias, Señor, por los momentos de escasez que usas para fortalecer mi fe. Deseo aprender a estar siempre agradecida, eligiendo regocijarme incluso cuando no puedo ver cómo estás trabajando, sabiendo que harás inconmensurablemente más de lo que podría pedir. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿El devocional de hoy te tocó el corazón? Si es así, aquí hay algunos devocionales similares que creemos que disfrutarás.

Palabras de agradecimiento, por Anitha Abraham
El buen camino del agradecimiento, por Arlene Pellicane
Adorando a Dios cuando sentimos ganas de quejarnos, por Anne Graham Lotz y Rachel-Ruth Lotz Wright

CONÉCTATE

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

PROFUNDICEMOS

Colosenses 2:6-7, Por tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús el Señor, así anden en Él; firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en su fe, tal como fueron instruidos, rebosando de gratitud. (NBLA)

1 Crónicas 16:34, ¡Den gracias al SEÑOR, porque él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre. (NTV)

Hebreos 11:1, Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (NBLA)

Especialmente si estás celebrando el día de Acción de Gracias hoy, tómate el tiempo para nombrar las situaciones de escasez en tu vida, eligiendo agradecer a Dios por ellas y confiar en que Él hará más que suficiente.

iComparte tus pensamientos y oraciones con nosotras en los comentarios!

© 2022 por Jodi Harris. Todos los derechos reservados.


NUESTRAS CREENCIAS

Si la vida se siente increíblemente difícil, haz clic aquí para acceder a nuestros recursos de consejería y asesoramiento.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación

¡Nuestra campaña financiera de fin de año está activa ahora!